UE.- Barroso y Papademos defienden la credibilidad de Grecia para salir de la crisis

Actualizado 29/02/2012 20:31:40 CET

BRUSELAS, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, y el primer ministro griego, Lucas Papademos, han defendido hoy la credibilidad de Atenas para aplicar los ajustes a los que se ha comprometido para recibir el segundo plan de rescate de 130.000 millones de euros, al tiempo que se han comprometido a definir programas concretos para el crecimiento y el empleo que puedan beneficiarse de forma "rápida y eficaz" de los fondos europeos.

"Sé que hay dudas fuera de Grecia, y a veces dentro de Grecia, sobre el éxito de este programa. Pero mi pregunta es esta: ¿por qué Grecia no podría hacerlo, por qué no? Creo que Grecia es perfectamente capaz de hacer estos esfuerzos en reformas estructurales. Lo hemos visto en otros países, ¿por qué no en Grecia?", se ha preguntado Barroso en una rueda de prensa en Bruselas, acompañado por el primer ministro griego.

El jefe del Ejecutivo comunitario ha admitido que "ha habido un problema de credibilidad" en la gestión de la crisis de deuda griega, pero ha querido zanjar las dudas al afirmar que los Diecisiete países del euro no aportarían la ayuda del segundo rescate si no creyeran que va a funcionar.

Papademos ha recogido el guante y ha afirmado que "Grecia puede hacerlo y lo va a hacer bien", al tiempo que ha asegurado que su Gobierno "lo hará todo por aplicar completa y eficazmente" los recortes pactados. El segundo plan de rescate y el acuerdo con el sector privado para perdonar parte de la deuda griega suponen "dos pasos muy importantes para mejorar las perspectivas económicas" del país, ha añadido.

Pero el primer ministro griego también ha señalado el coste social que tendrá aplicar los recortes a los que se ha comprometido Atenas y ha apuntado la "necesidad urgente" de completar el segundo rescate con "medidas concretas y otras acciones que puedan tener un impacto inmediato y positivo que ayude a afrontar las consecuencias sociales del esfuerzo".

Para ello, Barroso y Papademos coinciden en la necesidad de identificar acciones concretas para el crecimiento y el empleo que podrían beneficiarse de una manera "eficaz y rápida" de los recursos europeos asignados a Grecia pero que no han sido desembolsados, para lo que un equipo de la Comisión trabaja sobre el terreno desde hace meses.

A Grecia le corresponden 20.000 millones de euros de fondos estructurales para el periodo 2007-2013, de los que 8.000 se han desembolsado en pagos, "pero hay espacio para hacer mucho más hasta 2013", ha destacado Barroso, "y estamos dando prioridad a los pagos a Grecia". El objetivo no es dar más fondos al país heleno, ha matizado Barroso, sino ayudarle a hacer un mejor uso de los que le corresponden.