Actualizado 03/10/2007 22:12 CET

UE.- Los ciudadanos españoles son los terceros que más reclamaciones presentan ante el PE

BRUSELAS, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ciudadanos españoles son los terceros que más reclamaciones han presentado ante el Parlamento Europeo con 127 quejas presentadas a la Comisión de Peticiones en 2006, por detrás de alemanes que se sitúan en cabeza con 274, seguidos de los británicos que presentaron 177 reclamaciones el año pasado.

Así lo refleja el informe de la Comisión de Peticiones correspondiente al año 2006, aprobado hoy por mayoría y redactado por el vicepresidente de dicha Comisión, el eurodiputado español del PP Carlos Iturgaiz. De las peticiones presentadas por España, se debatieron en la Comisión 66 expedientes, de los que sólo 30 casos fueron cerrados y 36 siguen abiertos.

En total se presentaron 1.016 reclamaciones, en su mayoría relacionadas con aspectos medioambientales y con la libre circulación de mercancías, personas y capitales. Alrededor de un tercio de ellas fueron desestimadas al entender la Comisión que van más allá de su ámbito competencial y que, por el contrario, es competencia de los Estados miembros llegar a una solución o por el hecho de que no haya una infracción de la legislación comunitaria.

Todo ciudadano europeo, así como los ciudadanos extracomunitarios que residan en uno de los 27 Estados miembros, tienen derecho a presentar una reclamación ante el Parlamento Europeo por estar concebido como un derecho, un vínculo entre los ciudadanos y representantes políticos y una garantía de la posibilidad de confirmar el proceso político de toma de decisiones e influir en él, según destacó Iturgaiz en su informe.

El informe no descarta que, tras la adhesión de Bulgaria y Rumanía en enero de 2007 a la UE, aumente de forma "considerable" el volumen de reclamaciones ante el Parlamento Europeo.

IMPORTANCIA DE COOPERACIÓN

El documento constata la importancia de la "cooperación" entre la Comisión Europea y la Comisión de Peticiones "para encontrar soluciones sobre el control de la aplicación de derecho comunitario". Asimismo, incide en la necesidad de "reforzar" la colaboración con los Estados miembros al concluir que "su participación en la actividad de la Comisión de Peticiones podría resultar de extraordinaria ayuda para proporcionar soluciones a las peticiones y facilitar una respuesta más rápida a los asuntos concretos" que preocupan a los ciudadanos europeos.

Entre un cuarto y un tercio de las peticiones recibidas por el organismo en 2005 han dado lugar a procedimientos de infracción por parte de la Comisión Europea contra los Estados miembros de acuerdo con la legislación comunitaria, según refleja el vigesimotercer informe anual de la Comisión en el que se "reconoce la función del procedimiento de peticiones en la detección de infracciones".

No obstante, reconoce que "transcurre un tiempo considerable entre el momento en el que se envía la petición a la Comisión Europea hasta la tramitación y la conclusión del procedimiento de infracción", por lo que, "se retrasa el momento en el que el peticionario podría obtener una solución" a su reclamación.