Actualizado 10/02/2015 07:53 CET

Los ultras del Zamalek prometen venganza tras la muerte de 19 seguidores del equipo en El Cairo

Enfrentamientos en El Cairo
REUTERS

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los aficionados radicales del club de fútbol egipcio Zamalek, los Ultras White Knights (UWK), han prometido este lunes vengarse de los al menos 19 seguidores que murieron el domingo en un enfrentamiento con la Policía en la capital, El Cairo.

"La verdad es clara para el mundo y conocemos a los criminales que incitaron el asesinato", ha dicho el grupo a través de un comunicado publicado en la red social Facebook, en una clara referencia a las autoridades, según ha informado el diario egipcio 'Al Ahram'.

"Hemos pasado por vuestros tribunales muchas veces, sin que se supiera la verdad ni hubiera una retribución para los agraviados. Ha llegado el momento de que paséis por nuestros tribunales. Lo que va, vuelve", ha agregado.

Los UWK han criticado duramente al fiscal general de Egipto por llamar a declarar a los líderes del grupo y acusarles de los incidentes. "El fiscal general ha convocado a los líderes del grupo como castigo por el asesinato de nuestros hermanos a manos del Ministerio del Interior", ha valorado.

La fiscalía egipcia ha afirmado este mismo lunes que la muerte de los seguidores del Zamalek se debió a una estampida, descartando que las muertes fueran causadas por disparos de la Policía.

Por contra, el portavoz de la Autoridad Forense, Hisham Abdelhamid, ha sostenido que los fallecimientos se debieron a la asfixia provocada por la inhalación de los gases lacrimógenos disparados por la Policía.

Testigos han relatado que se produjo una estampida cuando la Policía empleó gases lacrimógenos contra un grupo de personas que intentaba acceder al Estadio de la Defensa Aérea de El Cairo, donde se iba a jugar un partido de la liga egipcia entre el Zamalek y el ENPPI.

La Policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a miembros del grupo Ultras White Knights del Zamalek a las afueras del estadio. El partido, cuyo inicio estaba previsto para las 19.30 horas (18.30 hora peninsular española) fue aplazado media hora tras los disturbios.

Desde el Ministerio del Interior han asegurado que los disturbios comenzaron cuando los ultras intentaron acceder al estadio sin entrada. "Los aficionados del Zamalek intentaron entrar por la fuerza y tuvimos que impedir que causaran daños en la propiedad pública", ha relatado el ministerio.

Sin embargo, desde UWK han desmentido esta versión y aseguran que les lanzaron los gases lacrimógenos cuando estaban acorralados contra una valla metálica con alambrada.

El Gobierno anunció a última hora del domingo su decisión de suspender la Liga de fútbol tras los enfrentamientos, después de una reunión urgente entre el primer ministro, Ibrahim Mahlab, y los titulares de las carteras de Interior, Deportes y Sanidad.

Este es el incidente más grave relacionado con el fútbol egipcio desde que el 1 de febrero de 2012 murieran 72 personas en enfrentamientos tras un partido de fútbol en Port Said bajo la sospecha de la implicación de elementos afines al Ejército y al régimen del entonces ya expresidente Hosni Mubarak.

Para leer más