UNICEF denuncia el uso de niños para perpetrar el último atentado en el noreste de Nigeria

Publicado 18/06/2019 10:05:54CET
TIM COCKS / REUTERS - Archivo

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) ha denunciado que el último atentado suicida registrado en el noreste de Nigeria, en el que murieron 30 personas el domingo, habría sido cometido por tres menores, a los que se usó como "bombas humanas".

Según el representante de UNICEF en Nigeria, Peter Hawkins, diversas informaciones apuntan a que "tres niños, dos niñas y un niño (de edades desconocidas), fueron utilizados" en el atentado registrado el domingo en Konduga, en el estado de Borno, en el que también resultaron heridas más de 40 personas.

"UNICEF condena el uso de niños como bombas humanas y en cualquier función de combate o no combate en el conflicto en el noreste de Nigeria", ha sostenido Hawkins. "Es inaceptable que los niños se utilicen de esta manera", ha subrayado.

En este sentido, la agencia de la ONU ha llamado a "todas las partes en este terrible conflicto a proteger a los niños en todo momento y mantenerlos fuera de peligro".

Según Hawkins, este incidente eleva a cinco el número de niños que han sido empleados como "bombas humanas" desde enero de 2019. En 2018, 48 niños, incluidas 38 niñas, fueron utilizados en ataques suicidas, un descenso considerable con los 146 menores --45 niños y 101 niñas-- empleados en 2017 para este tipo de acciones.

De acuerdo con la agencia de la ONU, más de 3.500 niños fueron reclutados y utilizados por grupos armados no estatales entre 2013 y 2017 en el noreste de Nigeria, donde opera el grupo yihadista Boko Haram y desde 2016 también su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA, por sus siglas en inglés).

Los niños suelen ser reclutados para realizar funciones de combate o de otro tipo, mientras que en el caso de las niñas, muchas son violadas y obligadas a casarse con los milicianos.

"Una vez más, pedimos a todas las partes en el conflicto en el noreste de Nigeria que cesen de inmediato todos los ataques contra civiles, que dejen de utilizar a los niños en este conflicto y que cumplan con sus obligaciones en virtud del Derecho Internacional Humanitario", ha reclamado el responsable de UNICEF.

"Este es otro día terriblemente triste para los civiles en el noreste de Nigeria y para los humanitarios que trabajan para ayudarles", ha comentado por su parte el coordinador humanitario de la ONU en Nigeria, Edward Kallon.

"La ONU y sus socios deploran estos actos aberrantes de violencia y piden que todos los responsables de los mismos sean llevados rápidamente ante la justicia", ha añadido. Según la ONU, unos 27.000 civiles han muerto desde que comenzó el conflicto en el noreste de Nigeria en 2009.

Para leer más