Publicado 23/03/2021 11:52CET

Urnas en centros médicos y colegios especiales para que voten los enfermos de COVID-19 en Israel

Colegio electoral para personas enfermas de COVID-19 o aisladas en Israel
Colegio electoral para personas enfermas de COVID-19 o aisladas en Israel - EITAN ELHADAZ / TPS

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Israel han instalado urnas en centros médicos y han habilitado colegios especiales para que personas enfermas de COVID-19 o en aislamiento puedan ejercer su derecho al voto en las elecciones parlamentarias de este martes, en las que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, se juega su permanencia en el poder.

Las autoridades han abierto 38 colegios electorales en centros con pacientes COVID-19 y, en algunos casos, la urna se irá moviendo por la instalación para llegar a todas las plantas. En lugares como el Centro Médico Ramban de Haifa, solo hay 16 pacientes que podrán votar entre las 8.00 y las 19.00 horas, informa el diario 'Times of Israel'.

Por otra parte, se han habilitado más de 600 puntos con más de 800 urnas para que puedan votar quienes guardan cuarentena en casa, bien por enfermedad propia o por contacto con una persona contagiada. Las autoridades también han exhortado a utilizar estos centros a quienes tengan síntomas aunque no hayan sido diagnosticados.

El coste de estos centros se estima en 77 millones de shéquels (19,6 millones de euros), a los que habría que sumar los 20 millones de shéquels (5,1 millones de euros) que la Comisión Electoral espera gastar en los 40.000 desplazamientos pagados de enfermos y personas en cuarentena, informa la agencia TPS.

En total, las autoridades calculan que unos 37.000 pacientes y 50.000 israelíes en aislamiento tienen derecho al voto en estos comicios legislativos, para lo cual ha habilitado desde autobuses hasta instalaciones donde poder votar sin siquiera bajarse del coche. El personal dispone de protecciones especiales para prevenir contagios y lo votos se depositan dentro de un sobre doble.

Las autoridades también han incluido por primera vez medidas sanitarias excepcionales en el común de los colegios electorales, como por ejemplo reducir de 800 a 600 el número de personas por urna y desplegar a trabajadores que recordarán la importancia de guardar la distancia social.

Además, los votantes deberán limpiarse las manos antes de tocar los votos y deberán llevar mascarillas, aunque el personal de la mesa podrá ordenar que se la quiten si así lo requiere por razones de identificación.

Contador

Para leer más