Venezuela.- Fallece el cardenal venezolano Rosalio Castillo Lara, crítico con el Gobierno de Chávez

Actualizado 16/10/2007 20:52:49 CET

CARACAS, 16 Oct. (EP/AP) -

El cardenal venezolano Rosalio Castillo Lara, quien se convirtió en un duro crítico del Gobierno del presidente, Hugo Chávez, falleció hoy a los 85 años en una clínica de Caracas, informaron autoridades de la Iglesia Católica.

El obispo Ovidio Pérez Morales, uno de los directivos de la Conferencia Episcopal, declaró a la cadena de televisión Globovisión que el cardenal Castillo Lara murió tras varios días de delicado estado de salud.

El prelado mantuvo durante los últimos años una postura crítica hacia el Gobierno de Chávez señalando repetidamente que el Ejecutivo "ha perdido su rumbo democrático y presenta visos de dictadura", y entre otras cosas le recomendó al mandatario un exorcismo. Los comentarios del cardenal siempre tuvieron una dura respuesta de Chávez, quien tildó al prelado de "hipócrita, bandido y diablo con sotana".

"Los principios fundamentales de la democracia son ignorados o violados. Los Derechos Humanos se ven frecuentemente menoscabados. La libertad de expresión es restringida y amenazada con disposiciones legales para lograr la autocensura. La disidencia, apenas tolerada, es, en muchos casos, perseguida", comentó durante una de sus últimas homilías.

Chávez ha mantenido durante sus ocho años de mandato tirantes relaciones con las autoridades de la Iglesia Católica venezolana que han empeorado en los últimos meses después de que la Conferencia Episcopal expresara inquietud por la nueva reforma de la Constitución que está impulsando el gobernante para establecer en el país un modelo socialista y la reelección presidencial indefinida.

Nacido en 1922, Castillo Lara fue ordenado sacerdote en septiembre de 1949, y nombrado cardenal el 25 de mayo de 1985 por el Papa Juan Pablo II. Fue profesor de Derecho en el Pontificio Ateneo Salesiano en Turín, en 1975 fue nombrado secretario de la Comisión Pontificia para la Revisión del Código de Derecho Canónico.

Además, presidió la Comisión para la Interpretación de las leyes de la Iglesia hasta 1990, cuando fue ascendido a presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano y ejerció como presidente emérito de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica.