La violencia bloquea la entrega de ayuda alimentaria en zonas de Sudán del Sur, según el PMA

Desplazados internos en Sudán del Sur
REUTERS / BAZ RATNER - Archivo
Publicado 29/10/2018 17:30:04CET

NAIROBI, 29 Oct. (Reuters/EP) -

La violencia en Sudán del Sur está bloqueando la entrega de ayuda alimentaria en algunas zonas afectadas por la hambruna, según ha denunciado este lunes el Programa Mundial de Alimentos (PMA), a pesar de la firma en septiembre de un acuerdo de paz.

El acuerdo tiene como objetivo poner fin a la guerra que estalló en 2013 y que, según un estudio publicado a finales de septiembre por la Escuela de Londres sobre Higiene y Medicina Tropical, se ha saldado con alrededor de 383.000 muertos.

El informe destacó que cerca de 190.000 personas habrían muerto directamente a causa de la violencia, y un número similar de muertes pueden ser atribuido a la crisis humanitaria provocada por el conflicto.

Pese al acuerdo de paz y la existencia de un alto el fuego, los enfrentamientos han continuado en Bahr el Ghazal y Equatoria Central, según el PMA, que ha alertado de que "decenas de miles de personas necesitan ayuda".

"La distribución de alimentos fue permitida brevemente en septiembre, tras cuatro meses sin acceso, pero la inseguridad está impidiendo de nuevo que lleguemos al área", ha dicho el director del PMA en el país, Adnan Khan, en referencia a la ciudad de Wau, en Bahr el Ghazal.

Asimismo, ha señalado que, cuando logró el mes pasado un breve acceso a Baggari, los equipos del organismo encontraron tasas de desnutrición por encima del 25 por ciento, respecto al cuatro por ciento a principios de año.

"Decenas de miles de personas se han visto forzadas a huir a las zonas boscosas o a instalaciones de protección de la ONU", señaló la semana pasada la organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW).

Está previsto que el principal líder rebelde, Riek Machar, viaje este miércoles a la capital, Yuba, para participar en los actos de celebración por la firma del acuerdo de paz, que estarán encabezados por el presidente, Salva Kiir.

Sudán del Sur vive sumido en una guerra civil desde diciembre de 2013 que enfrenta a los partidarios de Kiir, de etnia dinka, con las fuerzas leales a Machar, de etnia nuer. Otros grupos rebeldes --con distintos grados de relación con el grupo de Machar-- operan en el país.

Naciones Unidas ha alertado en varias ocasiones de la posibilidad de un genocidio en el país, debido al cariz étnico que parece estar tomando el conflicto.

Los combates en Sudán del Sur han desarraigado alrededor de una cuarta parte de sus 12 millones de habitantes, han destruido la producción de petróleo y han arruinado una economía ya de por sí muy empobrecida.

Contador