Actualizado 10/07/2012 20:21 CET

La viuda de Arafat iniciará un proceso legal para aclarar su muerte

Suha Arafat, la viuda del exlíder palestino
REUTERS

PARÍS, 10 Jul. (Reuters/EP) -

Suha Arafat, la viuda del exlíder de la Autoridad Palestina Yasir Arafat, iniciará un proceso legal en Francia por la muerte de su esposo, ocurrida hace ocho años, después de que se divulgara que pudo haber sido envenenado, según ha anunciado su abogado este martes.

Las dudas sobre el deceso de Arafat surgieron justo tras su fallecimiento, en noviembre de 2004, cuando los médicos franceses que lo trataron en sus últimos días dijeron que no podían establecer la causa.

La polémica se reavivó la semana pasada por una información de la cadena Al Yazira, en la que el Instituto Suizo de Radiofísica sostuvo que encontró de manera sorpresiva altos niveles de polonio 210 en la ropa de Arafat, la misma sustancia utilizada para asesinar en 2006 al antiguo espía ruso Alexander Litvinenko en Londres.

El instituto suizo señaló, sin embargo, que los síntomas descritos en los informes médicos del presidente palestino no eran compatibles con la sustancia radiactiva.

"La señora Arafat espera que las autoridades puedan establecer las circunstancias exactas de la muerte de su marido y descubrir la verdad, para que se haga justicia", ha manifestado el abogado Pierre Olivier Sud en un comunicado.

La naturaleza exacta de la queja legal de la viuda de Arafat, de 48 años, está aún por determinarse, pero se espera que sea presentada antes de finales de este mes en contra de una o varias personas desconocidas, ha añadido el jurista.

La Autoridad Palestina aprobó la semana pasada una petición de Suha Arafat, quien vive en Malta y en Francia, para exhumar el cuerpo de su marido, que yace en un mausoleo de piedra caliza en la ciudad cisjordana de Ramala, a fin de practicarle una autopsia.

"Quiero que el mundo sepa la verdad sobre el asesinato de Yasir Arafat", resaltó Suha Arafat a Al Yazira, sin hacer acusaciones directas, pero teniendo en cuenta que tanto Israel como Estados Unidos consideraban al líder fallecido como un obstáculo para la paz.

En ese sentido, Túnez convocó una reunión ministerial de la Liga Árabe para discutir la muerte de Arafat.

Asimismo, la semana pasada, el presidente palestino, Mahmud Abbas, se reunió con el jefe de Estado francés, Francois Hollande, para pedirle ayuda en la formación de una comisión de investigación internacional a través del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, según indicó el jefe negociador palestino, Saeb Erekat.

Arafat fue confinado por Israel a su cuartel general de Ramala durante tres años después de que estallase el levantamiento palestino. Cayó enfermo en octubre de 2004 y fue trasladado a un hospital militar en Francia, donde entró en coma y murió el 11 de noviembre de 2004.

Circularon rumores de que había fallecido por diferentes enfermedades, desde cáncer de estómago hasta sida. Los responsables franceses, alegando leyes de privacidad, se negaron a dar detalles sobre la naturaleza de su enfermedad.