Actualizado 01/07/2022 10:29

Von der Leyen dice que la UE acompañará a Ucrania hasta que "cruce la puerta" de la UE pero insiste en reformas

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen - Francois Lenoir/European Council / DPA

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

Zelenski celebra que Ucrania "ya no es un país vecino, sino parte de la familia europea"

BRUSELAS, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha celebrado este viernes ante el Parlamento ucraniano que el país tenga ya una "clara perspectiva europea" y proclamado que la Unión Europea le acompañará hasta que "cruce la puerta" de ingreso, si bien ha advertido de que para culminar ese recorrido Kiev tiene aún por delante importantes reformas que asumir y reconstruir el país.

"Hay un largo camino por delante pero Europa estará a vuestro lado en cada paso de la ruta, sea lo largo que sea, desde los días oscuros de guerra hasta el momento en que crucéis la puerta que os traiga a nuestra UE", ha celebrado Von der Leyen en una intervención telemática durante la sesión plenaria del Parlamento ucraniano (Rada Suprema).

"Es una clara señal de confianza", ha remachado la política alemana, para recalcar que Ucrania "ha ganado el respaldo y el respeto de los Estados miembro de la UE y defender que el país "tiene ahora una perspectiva europea clara y es candidato a unirse a la Unión Europea, algo inimaginable hace cinco meses".

Von der Leyen, cuyo discurso ha sido aplaudido por los parlamentarios ucranianos puestos en pie, ha proclamado que cree en el futuro europeo de Ucrania por "la tenacidad de los ucranianos, su determinación, su pasión proeuropea y el deseo de vivir el sueño europeo".

La jefa del Ejecutivo comunitario ha intervenido tras el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, quien ha insistido en la determinación del Estado para sacar adelante las reformas que los Veintisiete considera indispensables para avanzar en el proceso antes de abrir las negociaciones de adhesión.

La propia Von der Leyen ha remarcado en su discurso que el proceso hacia la Unión Europea "irá de la mano" de la reconstrucción del país, dos retos que "liderará" la propia Ucrania pero para los que tendrá el apoyo de la comunidad internacional.

"Deberán llegar inversiones masivas", ha defendido Von der Leyen sobre los planes de reconstrucción, pero, ha advertido, para que ese apoyo económico tenga un impacto "máximo" y refuerce la confianza de los inversores, tales ayudas deberán estar "acopladas a una nueva ola de reformas".

En este sentido, la presidenta de la Comisión Europea ha repasado algunas de las reformas más importantes para la UE que Kiev ha emprendido, como la ley para romper con el poder de los oligarcas sobre la política y la economía del país u otras medidas para luchar contra la corrupción, pero ha señalado que queda aún trabajo para consolidar esos cambios y nombrar a los responsables independientes que las lleven adelante.

"Habéis recorrido un largo camino desde 2014. Habéis elegido firmemente ser una democracia y vivir bajo el Estado de derecho y es una elección que Ucrania ha hecho por sí misma", ha celebrado Von der Leyen para después recalcar que seguirá siendo Ucrania quien deba dar por sí misma los próximos pasos, "con trabajo duro, determinación".

PARTE DE LA FAMILIA EUROPEA

Antes del discurso de la jefa del Ejecutivo comunitario, Zelenski ha llamado a todos en el país a "preparar el Estado para el inicio de las negociaciones tan intensamente como se preparó la candidatura" para la adhesión al club comunitario, en un discurso desde el Hemiciclo junto a una bandera de la Unión Europea.

Esa bandera, ha dicho Zelenski, se mantendrá en la Rada Suprema "no como un bonito gesto", sino como "símbolo" de la determinación de Ucrania por avanzar sin retrasos en la perspectiva europea y a tomar las decisiones necesarias para acercarse a la UE "aunque no sean aplaudidas" por todos.

El parlamento ucraniano, además, ha guardado un minuto de silencio en señal de respeto por las víctimas del último ataque perpetrado por el régimen de Vladimir Putin en la región de Odesa (sur de Ucrania) durante la última noche y que ha dejado al menos 18 muertos y 31 heridos.