Actualizado 25/10/2007 22:01 CET

El alcalde de Santa Brígida asegura que es inocente

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Todavía pendientes de que el juez llame a declarar a los últimos cinco imputados, el pleno ordinario celebrado hoy en Santa Brígida sirvió para pulsar las posibles repercusiones políticas que puede tener este caso. El PSOE considera que el actual alcalde, Lucas Bravo de Laguna, que forma parte del Gobierno municipal desde 1999 debería saber algo puesto que llegó a ejercer como concejal de Hacienda.

Por su parte, Bravo de Laguna aseguró hoy a la Cadena SER que la labor de un concejal de Hacienda no es la de fiscalizar y afirmó que "hay quien desea verle implicado", aunque "para culparme de algo primero tendrán que probarlo, - dijo - y si eso sucediera, que sé que no va a suceder, porque no he cometido ninguna irregularidad, me defenderé con todas las armas que el Estado de Derecho me otorga", aseveró sentenciando que "sé que soy perfectamente inocente".

El alcalde llegó también a poner en entredicho el informe de la Audiencia de Cuentas en el que, junto a las denuncias de la oposición, se sustenta dicha investigación.

En declaraciones a la Cadena Ser esta mañana, Luis Ibarra, quien fue jefe de Auditoría en la comisión de Control de Calidad que acordó remitir el informe a la Fiscalía, manifestó que dicho informe también recogía la existencia en el Ayuntamiento de Santa Brígida de personal que no había accedido a la Corporación por medio de unas "pruebas independientes". Un documento, aseguró, "bastante completo", motivo por el cual la Comisión entendió que debía remitirlo al Fiscal.

Otros presuntos asuntos turbios recogidos en el informe son la condonación de una licencia de obras por 600.000 euros o las compras irregulares a ferreterías, cuestiones que continúa investigando la Operación Brisan.