Los alumnos del Faro de Maspalomas se lanzan al cultivo de la papa para luego cocinarla a base de recetas internacionale

Actualizado 06/05/2007 22:00:02 CET

SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA, 06 May. (EP/IP)

La comunidad educativa del instituto Faro de Maspalomas ha realizado durante esta semana una nueva campaña para potenciar la integración social de sus alumnos, que proceden de más de treinta países diferentes y han convertido el centro en una auténtica babel de nacionalidades. El proyecto se llama De la tierra a la mesa, y consiste en cultivar y recolectar productos en el huerto ecológico de la escuela para luego enseñar a los escolares a cocinarlos a base de recetas internacionales.

La materia prima escogida en esta ocasión ha sido la papa, un tubérculo con el que han experimentado cerca de 100 niños de primero de la ESO. "He aprendido a hacer papas arrugadas con salsa verde", explicaba ayer Said Marabet, un marroquí de 12 años que descubrió por primera vez el aroma y el sabor del mojo.

También colombianas como Sara Cárdenas improvisaron recetas de todo tipo, desde la clásica tortilla española hasta sofisticados pasteles de carne al estilo francés o alemán, sin olvidarse de una papa color violeta que lleva el nombre de Perú, cuyo sabor mantecoso recuerda al reputado tubérculo negro de Tenerife. Y es que el pequeño huerto escolar se ha convertido en la despensa natural del instituto. "Ahora aprovecharemos las calabazas para elaborar cremas", asegura Rubén Déniz, uno de los profesores y coordinadores del proyecto, que ya sueña con montar un invernadero para incrementar las labores de autoabastecimiento. Y es que han llegado a estar más de cuatro meses seguidos sin necesidad de comprar lechugas ni hierbas aromáticas.