Actualizado 21/04/2021 12:21 CET

Condenado por intrusismo un falso dentista en Gran Canaria que tenía varias clínicas dentales

Dentista, niño con caries.
Dentista, niño con caries. - ANATOLIY_GLEB/ISTOCK

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a seis meses de prisión por un delito de intrusismo a un falso dentista que ejercía en Gran Canaria y que era propietario de varias clínicas dentales.

Según informa el Colegio de Dentistas de Las Palmas, que actuó como acusación particular, el fallo obliga además a indemnizar a una paciente, en concepto de responsabilidad civil, con la cantidad de 3.850 euros que esta le había abonado como parte del tratamiento, y al pago de las costas.

El condenado, que en la actualidad tiene pendiente otros dos procedimientos penales por posibles delitos de intrusismo y lesiones, según los hechos probados, llegó a explorar la boca de la paciente, a tomarle mediciones e impresiones a fin de efectuar un trabajo protésico, y a intentar extraerle un implante sin lograrlo, colocándole, finalmente, una funda y un puente.

Por su parte, teniendo el tratamiento a medias y sin conseguir ser atendida, la perjudicada contactó con el Colegio de Dentistas, descubriéndose entonces la falsa identidad del supuesto dentista, lo que motivó a la paciente a presentar una reclamación y a la entidad colegial a actuar como acusación particular.

El Colegio, puesto que en España no es necesario ser dentista para abrir una clínica dental, viene reclamando un cambio normativo que establezca que la mayoría del patrimonio social y del número de socios en las clínicas dentales correspondan a socios profesionales dentistas.

De este modo, el presidente de la institución colegial, Francisco Cabrera, ha señalado que "podrían evitarse actuaciones en contra de la protección de la salud por parte de quienes buscan hacer negocio en el sector y obtener beneficios sin atender a la ética deontológica".

Asimismo, reivindica el endurecimiento de las penas mediante un tipo agravado para el intrusismo asociado a las profesiones sanitarias puesto que "la comisión de este delito, mientras la norma no cambie, seguirá siendo provechosa para los intrusos e, incluso, les animará a reincidir".

"Consideramos que siendo la Odontología una profesión sanitaria y pudiendo ponerse en riesgo la salud e incluso la vida de las personas, las penas por intrusismo son realmente ridículas", concluyó.

Contador

Para leer más