Publicado 22/10/2017 17:01CET

Un grupo de jóvenes planta cien árboles en las zonas afectadas por el incendio de Tejeda

Labores de reforestación
CEDIDA
Participantes en la jornada Participantes en la jornada Participantes en la jornada Participantes en la jornada

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha desarrollado este domingo una jornada de reforestación participativa, a la que han asistido cuarenta jóvenes, en una parcela de monte quemado como consecuencia del incendio que se produjo en varios municipios de la isla el pasado mes de septiembre.

La iniciativa ha contado con la colaboración del colectivo Mamut y el Cabildo de Gran Canaria y ha consistido en la plantación por parte de los jóvenes de un total de cien árboles de las especies denominadas hayas y castañedos en una finca situada a 7 kilómetros de la Cruz de Tejeda, que sufrió los efectos del incendio que dejó 2.800 hectáreas de monte quemadas.

Según el concejal de Cohesión Social, Igualdad y Juventud, Jacinto Ortega, "este tipo de acciones, que contribuyen a que vuelvan a crecer los árboles y la vida vegetal en una tierra que ha sufrido los efectos del fuego, demuestra que la huella que dejamos como seres humanos puede ser muy positiva y esperanzadora, y nos mentalizamos de la importancia de articular todos los medios que estén a nuestro alcance para tratar de impedir que este tipo de desgracias vuelvan a suceder en un futuro".

"Aunque entristezca comprobar los efectos que las llamas han ocasionado a un espacio de tanto valor natural y paisajístico como este, nos parece muy positivo y valioso que la sociedad, sobre todo los jóvenes, y las instituciones nos impliquemos en la recuperación de un monte que, estoy convencido con el tiempo, volverá a presentar su mejor aspecto", ha aseverado Ortega.

Esta iniciativa se denomina 'Experiencia transformadora' y está dirigida al público en general con preferencia para jóvenes de 16 a 30 años. Tiene como objetivo realizar una jornada medioambiental para que los participantes se conciencien y aprendan la importancia de contribuir de forma activa al cuidado y la mejora del entorno más próximo. El proyecto pretende, además de educar en valores, generar espacios de encuentro entre jóvenes de diferentes realidades, para que se enriquezcan mutuamente y disfruten de una jornada dejando una huella positiva en el mundo.

La jornada ha durado todo el fin de semana y ha consistido en la limpieza que realizaron ayer sábado del barranco del Guiniguada, talleres y actividades relacionadas con competencias en materia de empleo, y hoy domingo la actividad de reforestación, que además de la plantación de árboles, ha contado con un recorrido por la zona, una actividad de reflexión, un almuerzo y la despedida.