Invierten más de 330.000 euros en la evaluación del templo masónico de Santa Cruz y la redacción del proyecto de obra

Templo Másonico
CEDIDA
Publicado 10/12/2018 17:23:07CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha aprobado este lunes el expediente de contratación del servicio de evaluación estructural y constructiva, así como la redacción del proyecto y dirección de las obras del proyecto de rehabilitación integral del Templo Masónico.

De esta forma, el Ayuntamiento capitalino relanza el proyecto de recuperación después de que en septiembre de 2017 el Consejo Rector de Urbanismo acordase desistir de la licitación del contrato para la redacción del proyecto de restauración ante a la existencia de vicios de nulidad.

Entonces, el área de Urbanismo aconsejó por un criterio de seguridad jurídica que se iniciase un nuevo procedimiento de licitación que ahora promueve el área de Hacienda.

El concejal de Hacienda, Juan José Martínez, expresó en una nota su convicción de que este nuevo procedimiento dará respuesta finalmente al compromiso de Santa Cruz con la recuperación del Templo, si bien entendiendo que se trata de una fase inicial "y lo suyo es seguir trabajando desde el rigor, la seriedad y la seguridad jurídica".

En primer lugar, apuntó, "el expediente que hemos aprobado hoy cuenta con el preceptivo informe de la asesoría jurídica y de la Intervención General del Ayuntamiento".

El procedimiento abierto está distribuido en dos lotes. El primero, dedicado a la evaluación estructural y constructiva del Templo Masónico, con una financiación de 40.660 euros; y un segundo lote, de redacción de proyecto y dirección de la obra, con un presupuesto total próximo a los 300.000 euros (291.279).

PROCESO

La evaluación estructural y constructiva del Templo Masónico, objeto del lote uno, va destinada al análisis y diagnóstico del estado constructivo y estructural del edificio y a la certificación de la estabilidad y buen funcionamiento, así como a determinar las obras que en su caso resulten necesarias para asegurar la resistencia mecánica, a la vista de los resultados de la investigación estructural.

En dicha evaluación se determinará el tipo estructural general existente en el edificio, con localización y descripción de la composición de sus elementos estructurales, su estado de conservación y las dimensiones de cada elemento.

Incluso con dimensionado y cálculo de cualquier tipo de estructura complementaria que fuere necesario añadir.

También se evaluará el estado general del edificio en relación a otros daños que no sean estructurales y que afecten a sus fábricas o materiales de construcción y en especial al estado de conservación de sus maderas, determinando la presencia o no de ataques bióticos y la naturaleza biológica de sus agentes.

De esta manera, se evaluará también el sistema general de evacuación de aguas del edificio determinando su vigencia o la necesidad de sustitución, según el estado en el que se encuentre.

Respecto a la redacción del proyecto, objeto del lote dos, se tendrá presente que en el caso de proyectos que intervienen sobre patrimonio histórico será imprescindible valorar las soluciones propuestas y relacionarlas con la historia del arte, la arquitectura y el entorno urbano sobre el que se actúa, lo cual exige una atención especial con respecto al contenido y nivel de especificaciones del proyecto, de forma que sea comprensivo y justificativo de todos estos aspectos y que contenga la descripción inequívoca de las soluciones formales propuestas.

Los proyectos, por tanto, merecen un estudio "doblemente cuidadoso", resaltan desde el consistorio, conteniendo además de las especificaciones técnicas habituales a nivel de proyecto de ejecución, documentación específica para exponer y justificar las intervenciones.

No en vano, el proyecto deberá contener una memoria histórica elaborada por una persona titulada en Historia o Historia del Arte, donde se interprete y valore el objeto y la intervención propuesta.

La memoria abordará de manera unitaria la historia material del edificio y de sus bienes muebles, incorporando el análisis del simbolismo de su arquitectura y de sus etapas constructivas.

El Ayuntamiento destaca que la evaluación histórica deberá pronunciarse explícitamente acerca de la conveniencia de los resultados propuestos en los trabajos realizados en el lote uno.

En cuanto al estudio de restauración y conservación de obras de arte, el pliego recuerda que aunque la mayoría de elementos decorativos del inmueble han desaparecido, se ha comprobado que además de los elementos ornamentales de la fachada principal, se conserva parte de los frescos originales ocultos bajo capas de pintura superpuestas en los paramentos verticales del interior del edificio.

Igualmente, se ha detectado la existencia de vestigios pertenecientes a capiteles y cornisas de la sala de tenidas.

Con el fin de determinar la posible restauración de los elementos decorativos que aún se conservan, se requiere la realización de un estudio que incluya la recogida de muestras para su posterior análisis en las diferentes dependencias del edificio.

El estudio contendrá, en su caso, una propuesta de consolidación y restauración de los elementos decorativos y escultóricos conservados en el interior del inmueble y en la fachada principal.

El expediente aprobado también advierte de que al tratarse de un edificio catalogado al más alto nivel, la aprobación del proyecto requerirá la autorización del Cabildo, previo informe de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico.

En consecuencia, de forma consultiva y previa alcierre del proyecto, la empresa adjudicataria será responsable de verificar y asegurar que el enfoque y las soluciones adoptadas cumplen con los criterios generales deintervención y las especificaciones técnicas de la Comisión Insular de Patrimonio Histórico y de los técnicos del servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo.

PLAZOS

El plazo máximo de ejecución de las actuaciones comprendidas en cada uno de los lotes descritos es de 2 meses para la realización de la evaluación estructural e histórica y un mes adicional para la redacción de los respectivos informes de conclusiones, mientras que se dispondrá de 12 meses para la redacción del proyecto.

Este plazo de doce meses se distribuye a razón de un mes para presentar la propuesta del plan funcional y el avance de los estudios previos y criterios de intervención; tres meses para los estudios previos (memoria histórica y estudio derestauración de obras de arte), cinco meses para la presentación del proyecto básico y doce meses para la redacción del proyecto de Ejecución, Estudio de Seguridady Salud y Gestión de Residuos.