Actualizado 21/06/2009 18:02 CET

La ULL baraja tres opciones para reconstruir el dique de la Escuela de Náuticas de Tenerife presupuestado en 2 millones

Este espacio universitario "de gran calado" espera desde hace 10 años un muelle para sus prácticas

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de La Laguna (ULL) baraja tres opciones para dar solución a la reconstrucción definitiva del dique de embarque de la conocida como Escuela de Náuticas de Tenerife y cuyo presupuesto alcanza los 2 millones de euros.

El vicerrector de Planificación e Infraestructuras de la ULL, Pablo González, así lo ha explicado a Europa Press, señalando que "la Escuela necesita de forma perentoria este dique para acometer las prácticas exigidas para las distintas titulaciones universitarias".

González indicó que en un intento de llegar cuanto antes a ejecutar la obra se están realizando gestiones con la Autoridad Portuaria de Tenerife ya que "cuenta con un proyecto de remodelación de la costa" si bien no hay nada cerrado sobre este frente portuario.

Asimismo se ha presentado el proyecto de regeneración al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y al Cabildo de la islas. En este caso, "todos son conscientes de la importancia, pero aún no se ha producido ninguna respuesta concreta".

La tercera vía abierta es con la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias en donde se ha hablado de firmar un convenio en donde el Instituto de Pesca de San Andrés (Tenerife) podría utilizar las instalaciones de forma conjunta.

El vicerrector ha señalado que el proyecto de la Universidad se hará de forma conjunta y colegiada, asegurando estar dispuestos a compartir instalaciones, por ejemplo, con los barcos de Salvamento Marítimo u otros con el fin de lograr un proyecto que permita devolver a la Escuela de Náuticas su muelle.

DIEZ AÑOS EN MAR ABIERTO

En enero de 1999, un temporal azoló la costa tinerfeña dañando numerosas infraestructuras, entre ellas el dique de la Escuela de Náuticas, sin que desde entonces se haya producido una respuesta convincente para la Universidad, más allá de un convenio con una empresa privada que perseguía construir una marina deportiva en la concesión portuaria otorgada a la Universidad de La Laguna, y que finalmente tanto la Escuela como los vecinos de la zona de Valleseco rechazaron y lograron parar.

Desde entonces, el centro universitario permanece en mar abierto y sin ningún tipo de protección, provocando cada cierto tiempo el reflote de piedras en lo poco que queda de muelle dañando el edificio. Mientras, además, los barcos de los que se disponen para las prácticas se 'guardan' en puertos deportivos próximos para que los alumnos puedan obtener las certificaciones que luego les permiten ejercer como mecánicos de barco o marinos.

El vicerrector de planificación insistió que el dique es importante para "una Escuela de gran calado en la sociedad tinerfeña".