24 de febrero de 2020
 

La ULL clausura tres talleres de crecimiento personal en el centro penitenciario de Tenerife

Actualizado 06/06/2008 20:48:50 CET

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

"Más cursos y menos patio", ésta es la frase con la que los internos del Centro Penitenciario de Tenerife clausuraron este viernes los talleres de crecimiento personal impartidos por seis alumnas del 'practicum' educativo del departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Universidad de La Laguna, cuya coordinación ha pertenecido a la profesora Ángela Torbay, según informó el centro educativo en un comunicado.

La directora del Centro Penitenciario de Tenerife, Ana Isabel Serrano; la directora de secretariado del vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad de la ULL, María Luisa Hodgson; el decano de Psicología, Hipólito Marrero y la coordinadora de los talleres, Ángela Torbay, fueron las autoridades presentes en el cierre de estas actividades que han tenido una duración de seis meses con alumnas del último curso de la titulación de Psicología.

La directora de secretariado del vicerrectorado de Relaciones Universidad y Sociedad de la ULL, María Luisa Hodgson quiso felicitar a los internos que participaron en los talleres después de comprobar lo importante que ha sido para ellos esta experiencia en el día a día de la prisión. Asimismo, el decano de Psicología, Hipólito Marrero señaló que "el desarrollo como personas no termina nunca y crecer día a día se convierte en un reto fundamental sea cual sea el lugar".

Por su parte, la coordinadora de los talleres, Ángela Torbay agradeció la participación 'entusiasta' de los internos y alabó la relación mantenida con la directora del centro penitenciario por apoyar la labor de reinserción y favorecer la realización de los cursos gracias al convenio rubricado con la Universidad de La Laguna.

La coordinadora del practicum apuntó que en un inicio "tuvimos miedo por el desarrollo de las actividades pero las alumnas seleccionadas de un total de veinte superaron las expectativas creadas inicialmente y han efectuado un gran trabajo, motivando siempre a los reclusos".

Durante el acto se desarrolló una actividad en la que todos los internos pertenecientes a los módulos seleccionados, incluido el de mujeres, dibujaron o escribieron frases con sus sensaciones o reflexiones durante estos talleres y muchos de ellos coincidieron en la importancia del crecimiento personal, conocimiento de si mismos, confianza en sus compañeros, fortalecimiento de la autoestima, ser más solidarios y sobre todo: 'más cursos y menos patio' para evolucionar como personas.

Las alumnas finalizaron la actividad con una frase común en la que quisieron dejar reflejado el desarrollo de los talleres durante sus meses de duración: "No es más grande quien no ha caído sino aquel que cae y vuelve a levantarse".

La clausura se cerró con la actuación musical de una reclusa, quien quiso dedicar su repertorio a la directora del centro, que se despedía después de cerca de tres años al mando de la prisión para dirigirse al Área de Medio Abierto y Medidas Alternativas de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias de Madrid.