Actualizado 16/01/2022 12:07

AMPA colegio Marqués de Vallejo expresa su malestar ante el retraso en la vacunación que se está llevando en el centro

Vacunas contra el Covid-19
Vacunas contra el Covid-19 - Paco Poyato - Europa Press

   

LOGROÑO, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El AMPA del colegio Marqués de Vallejo ha emitido un escrito para expresar su malestar ante el retraso y el proceso de vacunación contra el coronavirus que se está llevando a cabo en el centro ya que, como indican, "los responsables de Salud dijeron que nuestros niños iban a ser los primeros por su vulnerabilidad en recibir las dosis pero no ha sido así".

   Además, una vez que se autorizaron las vacunas en el centro "y teniendo enfermera en el colegio nos dijeron que no iban a mandar ningún dispositivo a vacunar ni siquiera algún apoyo", han lamentado.

   Relatando los hechos desde antes de Navidad, desde el AMPA del colegio explican en su carta que "el centro ha estado en contacto con Salud desde el momento que se dio luz verde a la vacunación, intentando que vacunaran a los menores antes de las fechas festivas".

   También se contactó con Educación "que en varias ocasiones transmitieron que ellos no podían hacer nada al no ser competencia suya. La misma era de Salud, con la que no se llegó a un consenso para la vacunación".

   Así las cosas, prosiguen, llegó la Navidad "y nuestros niños sin vacunar". A pesar de ello y durante las fechas festivas "intentamos hacernos visibles. Nos consta que incluso personal de nuestro centro se ofreció para realizar un operativo especial un día en Navidad, con el fin de que vacunaran a los niños y viendo que no había manera, mandamos un escrito para que llegara a la consejera o a quien correspondiese, para que nuestros niños fueran vacunados con la mayor celeridad posible al retomar las clases".

   "Entendemos que la gente no sepa ni quiera saber, pero después de tres semanas de inactividad, ni nuestros chavales, ni sus familias se tienen que ver en una situación, que en cierta medida, se podía haber evitado, tomando las medidas oportunas", aseguran en su escrito.

DESPUÉS DE NAVIDAD

   Tras el periodo festivo, desde el AMPA explican que el pasado lunes por la mañana "llamaron al centro para comunicar que los niños iban a ser vacunados" pero dejando "bien claro" que "teniendo enfermera en el colegio no van a mandar ningún dispositivo a vacunar ni siquiera algún apoyo para ayudar".

   En este punto, reflexionan en su carta, "no sé si a ustedes les parece normal, pero a nosotros por supuesto que no. Consideramos que un colegio de estas características no debe utilizar la enfermera del centro para este cometido, máxime, cuando las clases están en marcha y en el centro hay 130 niños con sus múltiples patologías a cargo de una única enfermera".

   En todo caso, "puede colaborar apoyada por otros profesionales, por el conocimiento que tiene de nuestros hijos. Creo que quien coordina estas campañas de vacunación, así como cualquier otra campaña excepcional, debe tener en cuenta esto, porque ustedes no saben cómo se desarrolla un día cualquiera en el centro, el gran trabajo que desarrolla y el desgaste que tiene por la presión de estas circunstancias".

   Así, se preguntan: "¿qué ocurriría si durante el proceso de vacunación a un niño le da una 'mala vuelta' a la vez que a otro un ataque de epilepsia, una hipoglucemia, un desmayo, o cualquier otra situación, con la que ella tiene que lidiar cada día?, ¿a quién atiende?. No es justo que los adultos hayamos tenido que ir a nuestros puntos de vacunación donde hay multitud de enfermeras, donde hay un operativo de evacuación, por si algo no saliese según lo previsto y en nuestro colegio se reiteran en no mandar a nadie".

   Ante esta situación, desde el colegio se explicó a Salud que "nadie ha formado a nuestra enfermera para este cometido" y la solución que ofrecieron fue que fuera al San Pedro, al punto de vacunación "para que la enseñen como actuar, cosa que ella hace".

   "Con lo fácil que sería escuchar a la profesional del centro, tener en cuenta su opinión y hacer equipo. Pero bueno... como nunca pasa nada...", lamentan desde el AMPA.

    Tras toda esta situación, "llegan las vacunas y todo lo necesario para su administración el miércoles por la mañana, es en lo único que han cumplido", afirman en la carta.

   Por responsabilidad para con el alumnado, "nuestro centro, decide, aún sabiendo que la cosa se está complicando con positivos entre los adultos y que los padres estamos presionando porque los queremos vacunados cuanto antes, al creer no tener las garantías suficientes y la tranquilidad de la profesional, de verse respaldada por otro profesional si algo se torciera, deciden que la vacunación se realizará el viernes".

   Ese día, tiene el refuerzo de otra compañera, "que le servirá de apoyo y se hará cargo del resto del alumnado en caso de necesidad".

   Aún así, y en esta semana al regreso de vacaciones, "el martes ya tienen que confinar un pasillo por positivo de adulto, el jueves tienen que confinar otro por lo mismo y el viernes, en uno de los pasillos de los menores, que tenían que estar vacunados desde mediados de diciembre, sale un adulto y un niño positivo, con lo cual avisan a los padres para que suban a buscar a sus hijos a la espera de PCR".

    "La actividad de los padres debe de cesar por la incompetencia de quien corresponda, porque no solo deben quedarse con sus hijos el viernes al tener que ir a recogerlos, sino también el lunes de la PCR y los siguientes 7 días, por no estar vacunados".

   Con todo ello, lamentan, "avisamos, nos ignoraron, nadie nos quiso escuchar (como siempre). No queremos privilegios, pero queremos que nuestros hijos y sus familias, tengan los mismos derechos que el resto de la ciudadanía".

   Finalmente, y con los hechos encima de la mesa reflexionan: "Alguien nos puede explicar porqué no los vacunaron antes de Navidad si lo único que tenían pensado para nuestro centro era enviar un bedel con las vacunas".

   Por su parte, y según fuentes a las que ha tenido acceso Europa Press, explican que la enfermera del colegio "tuvo su formación el primer día de colegio tras las vacaciones de Navidad" y el martes vacunó a los niños del centro.

   Además, y según esas mismas fuentes, "no se completó la vacunación porque faltan los alumnos que tienen que esperar las cuatro semanas por haber pasado la enfermedad". "Pero el resto", aseguran, "están vacunados desde el martes 11 de enero".

Más información