Ana González Aranda y Juan Mata, 'Amigos de Honor' de la Casa de la Danza

Imagen de los galardonados
Foto: CASA DE LA DANZA
Actualizado 28/04/2015 12:05:56 CET

LOGROÑO, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   La Casa de la Danza reconocerá mañana como 'Amigos de Honor' del centro a los bailarines Ana González Aranda y Juan Mata, primeros bailarines del Ballet Nacional de España. Será en un acto que se celebrará a las 12 horas, en Riojafórum.

   El galardón, obra del escultor riojano José Carlos Balanza, se entrega "a dos profesionales de trascendencia internacional", como apuntan desde la propia Casa de la Danza.

   "Ellos -añade- han sido fundamentales en el devenir de nuestra danza y ahora son los pilares esenciales para la continuidad de nuestro legado y para que nuestro patrimonio cultural, en términos de danza, no desaparezca".

   La entrega del reconocimiento coincide con la celebración del Día Internacional de la Danza, en cuyo mensaje, realizado por el bailaor Israel Galván, se indica que esta fecha "es la ocasión para rendir homenaje a la danza y su universalidad, más allá de las barreras políticas, culturales y étnicas".

   Asegura Galván en su texto que "bailé mi primer dúo con mi madre, embarazada de 7 meses", si bien afirma que "de pequeño no me gustaba el baile, pero era algo que salía de mí de una forma natural y fácil, casi instintiva".

   "Con el tiempo me di cuenta de que el baile curaba, me hacía efecto, casi medicinal, me ayudó a no ser tan introvertido y a abrirme a otras personas. He visto la imagen de un niño enfermo de ébola curándose a través de la danza. Sé que es una superstición, pero, ¿sería eso posible?", se pregunta.

   En sus palabras, el bailaor apunta que "veo a la gente moviéndose al andar por la calle, al pedir un taxi, al moverse con sus diferentes formas, estilos y deformidades. ¡Todos están bailando! ¡No lo saben pero todos están bailando! Me gustaría gritarles: ¡hay gente que todavía no lo sabe!, ¡todos estamos bailando!, ¡los que no bailan no tienen suerte, están muertos, ni sienten ni padecen!".

   "Me gustaría poder dedicar este Día Internacional de la Danza y estas palabras a una persona cualquiera que en el mundo esté bailando en este justo momento. Pero, permitidme una broma y un deseo: bailarinas, músicos, productores, críticos, programadores, demos un fin de fiesta, bailemos todos, como lo hacía Béjart, bailemos a lo grande, bailemos el Bolero de Ravel, bailémoslo juntos", finaliza Israel Galván.