Actualizado 23/03/2007 19:38 CET

Condenado a dos años de cárcel un hombre acusado de herir con una navaja a una persona e intentarlo con la policía

LOGROÑO, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Logroño ha condenado a dos años de cárcel a un hombre acusado de un delito de lesiones con arma y por otro de atentado, al herir a una persona con una navaja e intentar hacer lo mismo con los agentes que lo detuvieron. Además a otro acusado le impone cuatro meses de prisión por resistirse a la autoridad cuando iba ser detenido.

De acuerdo con el escrito de la acusación, el 22 de julio del 2005, a las 23:00 horas, uno de los acusados R.E.G., de 24 años, debido a sus "dificultades" para mantener el equilibrio por el "alcohol consumido", cayo sobre un puesto ambulante de la calle Laurel, tirando la mesa y rompiendo objetos.

Al recriminarle su actitud intervinieron los amigos de R.E.G. intervinieron en la discusión, por lo que el vendedor ambulante recogió el puesto. Cuando se dirigía a su vehículo fue "acorralado" y "golpeado" por los amigos del acusado, uno de los cuales J.J.G.G., de 24 años y principal acusado, le clavo en el costado por dos veces una navaja.

A causa de ello, la víctima sufrió dos heridas en región lumbar que precisaron para su cura sutura y profilaxis con antibiótico y antitetánica tardando en curar 10 días, uno de ellos hospitalizado. Como secuelas tuvo síndrome de estrés postraumático y cicatrices en región dorso lumbar.

Según el relato de los hechos, al llegar la policía local, varios transeúntes les señalaron como agresor a J.J.G.G., que corría por la calle San Agustín, por lo que salieron en su persecución logrando alcanzarle en la calle Valvanera.

Una vez allí se giró portando la navaja ensangrentada en la mano y con intención intimidatorio hizo varios amagos de apuñalarlos, lo que reitero cuando uno de los agentes intento convencerle que entregara el arma. El otro agente de manera sorpresiva por la espalda procedió a su detención, a la que opuso resistencia viéndose obligados a utilizar fuerza para engrilletarlo. No ceso de amenazar a los agentes con frases como "os voy a matar, me voy a vengar".

Mientras se desarrollaban los hechos anteriores, otros agentes se quedaron con la víctima, y allí fueron informados de que el otro acusado R.E.G. era uno de los participantes en la pelea. Cuando el agente se acercó a este para identificarlo se negó "reiteradamente". Por ello fue invitado a que le acompañará al vehículo policial se volvió a negar y cuando el agente le sujeto por el brazo para evitar que se fuera trato de desasirse y se opuso a la detención, tirándose al suelo para evitar que lo introdujeran en el coche, por lo que fue esposado para no resultar lesionados.

Para la jueza, estos constituyen un delito de lesiones por el que impone a J.J.G.G. un año de cárcel, así como otro año más por el delito de atentado . Por otra parte, al acusado de un delito de Resistencia, R.E.G., le impuso cuatro meses de cárcel.