Actualizado 05/07/2018 13:56 CET

Incorporar la perspectiva de género en el trabajo diario de las entidades del Tercer Sector, clave por la igualdad

Imagen de la concentración
EUROPA PRESS

   LOGROÑO, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Incorporar la perspectiva de género al trabajo diario de las entidades del Tercer Sector, es "clave" para lograr la igualdad y para eliminar "la doble, triple o cuádruple discriminación" que sufren las mujeres en general y, en especial, las mujeres migrantes, las que viven en el medio rural o las que se encuentran en situaciones de pobreza.

   Así se ha puesto de manifiesto en la concentración contra la violencia de género que, como es habitual todos los primeros jueves de cada mes, se ha celebrado este mediodía en la Plaza del Ayuntamiento. La concentración, presidida por la concejal de Familia, Paloma Corres, ha contado con la presencia de la entidad Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad.

   Al inicio del acto, Corres ha apostado por "educar desde las edades más tempranas, fomentando la igualdad y la autoestima, eliminando al máximo los estereotipos, enseñando a ser persona no hombre, asociado a la agresividad, y mujer, asociado al silencio y a la obediencia como sus características principales".

   "Hay que evitar el menosprecio por ser o por actuar diferente", ha recalcado la edil, que ha cedido acto seguido la palabra al delegado de Movimiento por la Paz, Jorge Aldao, quien ha defendido la necesidad de "desmontar la violencia de género desde sus bases" y por "eliminar la discriminación de la mujer en todos los ámbitos solamente por haber nacido de un sexo determinado".

   En este sentido, Adua, también del Movimiento por la Paz, ha subrayado la importancia de la introducción en la tarea diaria de las entidades sociales de la perspectiva de género, especialmente para trabajar con las mujeres más desfavorecidas, como las migrantes, "sobre todo las emprendedoras, que están en la invisibilidad muchas veces, pese a ser el único sostén económico de la familia".

   También ha destacado la "vulnerabilidad" de las mujeres en el mundo rural, en el que "dos de cada tres siguen cuidando a los dependientes y un 30 por ciento realiza actividades domésticas sin remunerar".

   Igualmente, ha señalado la necesidad de "dar visibilidad" a los rostros de la pobreza femenina, "a las familias monoparentales, las mujeres que trabajan en precario, las que ejercen la prostitución o las que, tras separarse, no tienen recursos propios".

   "La violencia contra la mujer nace de estas desigualdades", ha afirmado por último otro de los representantes del Movimiento por la Paz, Eduardo, para realizar luego una defensa de la "importancia de continuar con políticas trasversales", incidiendo "en no aplicar la ley sin más, sino empatizando con la víctima".

   Tras el recuerdo que Paloma Corres ha realizado a las 17 mujeres asesinadas por violencia de género en lo que va de año, así como al menor fallecido y a los que han quedado huérfanos, la concentración ha finalizado con el habitual minuto de silencio, remarcado por un aplauso final de los asistentes. La edil ha emplazado a los presentes ya para el 6 de septiembre, puesto que en agosto no se realizará concentración.