Publicado 10/01/2022 13:35CET

Logroño mejorará 32 paradas de autobús con la creación de nuevas dársenas y colocará nuevos reductores de velocidad

Paradas de autobús urbano que se van a reformar en la calle Segundo Arce
Paradas de autobús urbano que se van a reformar en la calle Segundo Arce - GOOGLE MAPS

   LOGROÑO, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Logroño mejorará un total de 32 paradas de autobús con la creación de nuevas dársenas y colocará reductores de velocidad en diferentes lugares de la ciudad que mejorarán la accesibilidad y la seguridad. Así lo ha avanzado este lunes el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Jaime Caballero.

   Como ha apuntado el edil en rueda de prensa, "la Junta de Gobierno Local aprobó hace unos días el proyecto de obras de adecuación y mejora de dársenas en paradas de autobús por un importe máximo de 79 867,20 euros, IVA incluido".

   Para ello, se invitará al proceso de licitación a las empresas Obras de Construcción e Instalaciones, S.A. y Antis Obra Civil, S.L., dentro del convenio marco que el Ayuntamiento tiene con ambas empresas para la adecuación, renovación y mejora de infraestructuras viarias.

   Caballero ha detallado que las actuaciones que se llevarán a cabo serán la construcción de dársena completa en la calle Almendros 12 del Polígono de Cantabria, "donde la parada existente se ha deteriorado completamente y es conveniente ejecutar una nueva de mayor dimensión".

    "Otro caso -ha añadido-, lo encontramos en la calle Alemania, donde con doble carril por sentido y paradas de autobús retranqueadas, la maniobra al autobús no le permite posicionarse correctamente, por lo que siguiendo el criterio del resto de la ciudad conviene trasladar la parada al carril interior".

   De esta manera, se reducirá "el tiempo de tránsito al evitar maniobras y a la vez que se favorece la espera cómoda para las personas usuarias al aumentarse la anchura de la acera". Por ello, "se modificarán las dos paradas de la calle Alemania a la altura de la calle Luxemburgo", ha afirmado Caballero.

   Igualmente, se ejecutará la dársena completa en la calle Alemania 77 a la altura de la calle Luxemburgo, y en la calle Alemania a la altura de la calle Luxemburgo y también se ampliará la longitud de las cuatro dársenas de la calle Segundo Arce, número 1, 2, 10 y 19.

   "Dentro del barrio de El Campillo de Logroño, para que los autobuses puedan aproximase lo suficiente para asegurar la accesibilidad y así los pasajeros puedan subirse y apearse con seguridad, para ello se recomienda la ampliación de la zona de contacto con la calzada a un mínimo de 22 metros", ha dicho.

   Además, se adecuará el pavimento podotáctil (tanto de peligro con baldosa abotonada de color amarillo, como de encauzamiento con acanaladuras y de color negro) en cumplimiento con la norma de accesibilidad que indica las condiciones de señalización táctil que deben presentar las dársenas de acceso al autobús urbano.

   Se ha comprobado, ha afirmado el edil, "que en la zona oeste de ciudad se concentra la mayor parte de paradas que no presentan esta diferenciación obligada de pavimento, por lo que se actuará en 25 ubicaciones de las paradas de autobús situadas en Avenida de Burgos 1, 2, 34, 43, 52, 69, 108 y 143".

   Por último, se actuará del mismo modo en la calle Manresa 16, en Valdegastea 13 todas las paradas de calle Francia; en todas las paradas (un total de cinco) en la calle Portillejo; en Club Deportivo 53, 92, 70 y 43, y las dos en Poeta Prudencio, 9 y 22.

   Con todo, el Ayuntamiento de Logroño contribuye a "mejorar la accesibilidad al autobús urbano los accesos mejorando un total de 32 paradas", ha indicado el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible.

REDUCTORES DE VELOCIDAD.

   Por otra parte, Jaime Caballero ha indicado que "se colocarán reductores de velocidad en diferentes barrios y calles urbanas por donde se canalizan la entrada de vehículos en la ciudad o calles de paso que dan acceso a empresas o fincas".

   Casos, ha apuntado el edil, "que es donde se dan los mayores excesos de velocidad, más ruidos y mayor peligro de atropellos, todo ello, además, en la línea de crear una movilidad más segura para las personas y hacer efectiva la limitación de velocidad a 30 km/hora".

   A ello se suma que la Junta de Gobierno Local acaba de aprobar el proyecto de obras de calmado de tráfico rodado mediante reductores de velocidad en diferentes puntos de la ciudad por un importe máximo de 79.293,05 euros (IVA incluido).

   Para eso, se invitará al proceso de licitación a las empresas Obras de Construcción e Instalaciones, S.A. y Antis Obra Civil, S.L., dentro del convenio marco que el Ayuntamiento tiene con ambas empresas para la adecuación, renovación y mejora de infraestructuras viarias.

   Los reductores se colocarán en El Campillo (calle Cabo Noval 12); El Cubo (General Urrutia 77, Bis); Valdegastea (en el cruce de la calle Rumanía con Irlanda); Yagüe (en el cruce de la calle Valdegastea con Pamplona); Varea (en Callahorra y en la calle Calahorra frente al Polideportivo, y en la calle Canicalejo); en Montesoria 4, 8, 12 y 14; y en el Camino Viejo de Alberite.

   Son un total de 12 actuaciones, "solicitada por las asociaciones vecinales en las múltiples reuniones que se tienen con ellas, que permitirán conciliar y adecuar el tráfico rodado con las necesidades peatonales y residenciales dentro de la ciudad".

   "Al mismo tiempo, se avanza en el cumplimiento de la actual normativa de velocidad y sobre todo continuamos en nuestro principal propósito de reducir drásticamente la cantidad de víctimas graves por accidentes de tráfico, sobre todo de las más vulnerables", ha finalizado Jaime Caballero.

Contador

Para leer más