El nuevo Plan Estatal de Vivienda contará en La Rioja con casi 32 millones y beneficiará a más de 15.000 familias

Abalos y Domínguez, tras la firma
GOBIERNO DE LA RIOJA
Publicado 30/07/2018 20:17:48CET

   LOGROÑO, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 contará en La Rioja con 31,89 millones de euros y beneficiará a más de 15.000 familias en la región, además de que "contribuirá al impulso de la economía y el empleo gracias a las medidas para facilitar el alquiler de vivienda y la rehabilitación de edificios residenciales".

   Así figura en el convenio para la aplicación de este programa en la comunidad, que, este lunes, han firmado el consejero de Administración Pública y Hacienda, Alfonso Domínguez (en sustitución del consejero de Fomento y Política Territorial, Carlos Cuevas) y el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura.

   El Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 tiene como objetivos fundamentales promover una política social, que, por un lado, facilite el acceso a una vivienda digna y adecuada, en especial, para las familias vulnerables, y, por otro, fomente la regeneración y renovación urbana y rural con el fin de aumentar la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos.

   Además, se recoge un firme compromiso con el reto demográfico con medidas que permitan hacer frente a la despoblación en los municipios más pequeños y favorezcan la emancipación juvenil con ayudas a la rehabilitación, alquiler y compra de vivienda para este colectivo prioritario.

FINANCIACIÓN Y PROGRAMAS.

   El Ministerio de Fomento y el Gobierno de La Rioja aportarán 24,5 y 7,4 millones de euros, respectivamente, a este nuevo plan, que contempla programas como la ayuda al alquiler de vivienda; ayuda a afectados por desahucio o lanzamiento de su vivienda habitual; fomento del parque de vivienda en alquiler; fomento de la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad en viviendas; fomento de la conservación, de la mejora de la seguridad de utilización y de la accesibilidad en viviendas; fomento de la regeneración y renovación urbana y rural; ayuda a los jóvenes; y fomento de viviendas para personas mayores y personas con discapacidad.

   El nuevo programa mantiene su orientación social. Sus líneas estratégicas inciden en el alquiler de vivienda, con especial incidencia en determinados colectivos como jóvenes, mayores y personas en riesgo de exclusión social, y en la rehabilitación para fomentar la mejora de edificios y viviendas en cuestiones relacionadas con la eficiencia energética, la accesibilidad y la conservación en buen estado, al tiempo que se contribuye al impulso de la economía y el empleo.

   Una de las principales novedades reside en el apoyo al medio rural y a los jóvenes. Para ello, se han diseñado nuevas líneas de ayuda que proporcionan a los menores de 35 años mayor porcentaje e importe de las ayudas a la rehabilitación y al alquiler, además de una nueva ayuda para la compra de vivienda en municipios de hasta 5.000 habitantes, con un importe máximo de hasta 10.800 euros.

   El nuevo plan se estima que pueda conceder más de 15.000 ayudas. Además, los trabajos de rehabilitación generarán en el mercado una inversión inducida de 36,70 millones de euros, con lo que se crearán 800 empleos directos aproximadamente.