Actualizado 24/03/2007 11:53 CET

La Plataforma por una Vivienda Digna se manifiesta esta tarde en Logroño para protestar por la situación de la vivienda

LOGROÑO, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma por una Vivienda Digna de La Rioja ha convocado hoy una manifestación, que partirá a las 19.00 horas de la Plaza del Mercado en Logroño, con el objetivo de protestar por la actual situación el difícil acceso a una vivienda y reivindicar el cumplimiento del artículo 47 de la Constitución Española.

En un comunicado, la Plataforma indica que "con el eslogan "La vivienda es un derecho, no un negocio", la manifestación recorrerá las calles de Logroño secundando un día de reivindicaciones en todo el territorio nacional".

Señala que "el problema de la vivienda en nuestro país ha alcanzado unas dimensiones tales que amenaza con erosionar los mismos fundamentos de la democracia".

"Miles de ciudadanos -añade-, la mayoría de ellos jóvenes, no pueden desarrollar una vida normal, no pueden organizar su existencia ni un futuro medianamente digno, ni mucho menos participar como tales ciudadanos en la esfera pública; porque no tienen acceso a un derecho tan elemental como el de disponer de un hogar, un derecho constitucionalmente reconocido de manera tan inequívoca como se incumple en la práctica".

Para la Plataforma, "la reivindicación del derecho a la vivienda requiere de una sublevación ciudadana en contra de las mafias urbanísticas y de sus cómplices en los poderes públicos; no sirven ya medidas presuntamente paliativas del tipo de las que se vienen empleando sin resultado alguno en los últimos años".

A su juicio, "solamente cabe una alternativa: un giro radical en las políticas que se han venido practicando hasta ahora; es imprescindible atacar el corazón de la trama de intereses en los que se basa el tinglado inmobiliario de nuestro país, ya no caben medias tintas; ya ni siquiera hay margen para las medias tintas".

Por ello, proponen que ese "giro radical" en la política pase por "el incremento del gasto público en la construcción o puesta en el mercado de vivienda protegida; un enérgico aumento de la presión fiscal y de forma exponencial en relación al número de viviendas acumuladas y tiempo de desocupación; informes mensuales rigurosos de la administración central sobre la evolución de los precios".

También propone "la inclusión del coste de la vivienda en régimen de compra y alquiler en el Índice de Precios de Consumo, de manera que se tenga una medida real de la inflación soportada por la ciudadanía; la creación de una agencia de control del fraude inmobiliario; la prohibición expresa de la subasta como medio adjudicación de suelo público y de cualquier otro método que fomente el crecimiento artificial de los precios".

El fomento del cooperativismo; el mayor control legal sobre impagos de arrendatarios; la prohibición de uso residencial para infraviviendas; el establecimiento por ley de un tiempo de retorno máximo de los prestamos hipotecarios de 15 años; y la supresión progresiva y no retroactiva de las desgravaciones fiscales por la compra de vivienda son otras de las medidas propuestas por la Plataforma.