Actualizado 02/12/2015 21:54 CET

El PP se queda solo y no se aprueban los presupuestos de Logroño

   LOGROÑO, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El PP se ha quedado, hoy, solo y no ha aprobado el proyecto de presupuestos del Equipo de Gobierno al contar con el voto en contra de Ciudadanos, PSOE y Cambia Logroño (quince votos);la abstención del Partido Riojano (uno) y el único voto a favor del PP (once). La alcaldesa, Cuca Gamarra, les ha acusado de pensar en las elecciones del 20 de diciembre, y no en los ciudadanos.

   En el pleno extraordinario de presupuestos celebrado, en la tarde hoy, en el Ayuntamiento de Logroño ha unido a los partidos políticos, excepto el PP, en poner en duda la previsión de venta de suelo, reflejada en el proyecto de presupuestos, para financiar el Ayuntamiento.

   El portavoz de Ciudadanos, Julián San Martín, ha tardado casi dos horas en desvelar su voto, sin embargo, desde el principio ha criticado lo presupuestos tanto por la forma como por el fondo. "Este ha sido el pleno del caos, sin información", ha dicho.

   También ha considerado el presupuesto está maquillado y ha exigido, en varias ocasiones, un estudio económico y financiero, "para saber qué podemos pagar, y qué inversiones podemos hacer" porque, ha añadido, "esto se llama planificación, si no estaremos todos los años improvisando".

   En el momento de anunciar que votaría en contra ha acusado, tanto a la concejala de Hacienda, Mar San Martín, como a la alcaldesa, Cuca Gamarra, de "falta de cintura". Su "problema", les ha dicho, es que "tienen que gobernar para todos los logroñeses" pero han presentado el presupuesto de su gobierno. Por tanto, por "respeto", ha anunciado votar en contra.

   Tras esta intervención, mientras intervenía la alcaldesa, Cuca Gamarra, y antes de que se ejecutase la votación, Ciudadanos ha mandado una nota de prensa a los medios de comunicación en el que hablaba de que habia "votado en contra" (aunque aún no había sucedido) "por considerar que no responden a un proyecto de ciudad que integre las diversas sensibilidades representadas en el consistorio".

   Por su parte, el concejal del Partido Riojano (PR+) Rubén Antoñanzas, ha empezado diciendo estar en contra del presupuesto, pero ha argumentado que su voto iba a ser la abstención para no renunciar a sus enmiendas y al beneficio que suponen para la ciudad.

   Así, ha relatado, están "en contra porque viene viciado por la mala negociación del soterramiento que supone un gasto de 5,7 millones de euros que pagarán los logroñeses, mientras se beneficia a los bandos". También, por "el análisis de los ingresos, que se sustentan en la venta de suelo".

   La venta de suelo es el punto en el que todos los grupos, menos el PP, han estado de acuerdo, porque no creen que vayan a cumplirse las previsiones de venta. En este punto, Antoñanzas ha propuesto "que se renegocie el soterramiento y habrá cuarenta millones por la venta del suelo".

   Sin embargo, ha valorado que "se va a atender una reivindicación histórica de El Cortijo, El Trujal; el Centro Deportivo de Siete Infantes de Lara, después de diez años de promesas; y que se introducen mejoras de Primero de Mayo; y se retiran los 400.000 euros para la Comisaría".

   "No puedo votar a favor, pero mi intención es abstenerme porque me siento satisfecho de que proyectos sean una realidad", ha explicado, levantando las críticas de las filas del PSOE y Cambia.

   El portavoz de Cambia Logroño, Gonzalo Peña, ha rechazado los presupuestos porque, ha dicho "pivotan sobre la regresión social y la privatización", además de que "no hay una apuesta de verdad por el empleo".

   Con respecto a la venta del suelo, ha llegado a lanzar una apuesta: "Si llegamos a los diecisiete millones de euros me corto el pelo". También ha acusado de quien se abstenga, de ser "cómplice".

   También desde Cambia, Jose Manuel Zúñiga ha rechazado proyectos como el Polideportivo de los antiguos Maristas, y en la Comisaría ha dicho que se quita del presupuesto, pero se mantiene la partida.

   Ha reprochado que no se contempla la subvención a asociaciones ecologistas y animalistas, cuando se aprobó como moción en pleno; y que no hay partida para el sacrificio cero, que fue la petición ciudadana con más votos.

   Desde el PSOE Beatriz Arráiz ha comenzado por criticar las formas, con "falta de participación". Ha considerado: "Resulta tramposo que el año en el que se recoge una bajada del IBI se establece una subida de la recaudación, derivada de una campaña del fraude, pero que nos sorprende, como si hasta ahora lo hubiéramos permitido".

   Por "responsabilidad" ha anunciado su voto en contra, porque, a su juico, "insiste en hacer promesas que no se van a cumplir, y en engañar los ciudadanos". También ha creído que "deberíamos apretar las tuercas más al Gobierno de La Rioja, porque no sabemos cuando vamos a cobrar el 2015".

   La concejala de Hacienda, Mar San Martín, ha defendido unos Presupuestos Municipales de Logroño para 2016 que ascendían finalmente a 159.720.000 euros, con una mínima variación respecto al anteproyecto (159.846.000), lo que supone un incremento respecto al de 2015 de un 2,78 por cientos.

   El anuncio de la votación en contra de he hecho que les acuse de "poco responsables" porque "se va a impedir que algunos programas se pongan en marcha el 1 de enero".

   Para cerrar, ha intervenido la alcaldesa, Cuca Gamarra, que se ha mostrado decepcionada, especialmente, con Ciudadanos, a los que les ha dicho que "no son de fiar" porque en las reuniones previas no habían manifestado que iban a votar en contra.

   Les ha acusado, a todos pero especialmente a Ciudadanos, de actuar pensado en las próximas elecciones generales del 20 de diciembre, más que en los logroñeses.

   Para Gamarra, hoy todos, menos el regionalista Rubén Antoñanzas, se habían dejado en casa la mayúscula de la política. "Ha habido muchas veces que me he tenido que quedar sin comer por leerme los documentos en un pleno", les ha dicho por sus críticas a no haber recibido la documentación a tiempo; algo que ha levantado revuelo.

   Les ha dicho que "han dejado colgados los proyectos a las personas necesitadas y han robado los sueños de la ciudad". También les ha advertido de que, "si votan en contra, no se podrá contratar a las trabajadoras sociales". San Martín ha hecho un gesto relativo a la necesidad de haber sabido eso antes pero, aún así, ha votado en contra, a pesar de que la alcaldesa les ha advertido: "Aún están a tiempo". Tras la votación, Gamarra ha anunciado que seguirá trabajando.

Para leer más