Productores de remolacha advierten de que la bajada del precio "hace imposible el cultivo"

Los manifestantes han entregado un comunicado
ORGANIZACIONES AGRARIAS
Publicado 27/12/2018 13:22:58CET

   LOGROÑO, 27 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El secretario general de ARAG-ASAJA, Jose Antonio Torrecilla, ha advertido hoy de que "la decisión de bajar el precio a siete euros la tonelada hace imposible el cultivo".

   Los representantes de las organizaciones agrarias ARAG-ASAJA, UAGA, UAGR-COAG (Cooperativa El Cierzo), AIRA-Confederación Remolacha y UCCL Burgos se han manifestado delante de la fábrica en Miranda de Ebro.

   Junto a ellos, los remolacheros afectados por la decisión de Azucarera de bajar el precio de la remolacha "por debajo del umbral de su rentabilidad", tal y como han manifestado estas entidades.

   Torrecilla, en declaraciones a Europa Press, ha criticado la decisión, a su juicio "ilegal", de rebajar los precios de la remolacha y "dar al trate la rentabilidad del producto".

    Ha insistido en que "si los precios no son dignos no habrá producción suficiente". De hecho, ha dicho que en La Rioja se prevé "una caída del veinte por ciento de la siembra".

   Con esto, ha "temido" que la fábrica de Miranda va a estar en "cifras ajustadas" para poder producir y se verá "avocada al fracaso".

   Esta decisión de bajar los precios, ha añadido, "no tiene sentido, salvo que el objetivo sea cerrar la fábrica". Así, ha dicho, "la decisión de bajar el precio a siete euros la tonelada hace imposible el cultivo".

   Ha explicado que la fábrica justifica que ha tenido pérdidas importantes pero "no es cierto", de hecho, han podido comprobar en las cuentas que "desde 2015 ha ido mejorando situación", y "en 2017 tuvo un beneficio 28 millones de euros".

   Los manifestantes han entregado un comunicado a la dirección de la fábrica indicando que la bajada del precio "supone incumplir el Acuerdo Marco Interprofesional Remolachero que AB Azucarera S.L. firmó en el año 2015 con los representantes de los agricultores por un periodo de cinco años que finaliza el año que viene; es decir, un año antes del compromiso legal suscrito".

    También, "que de abandonar este cultivo los productores, las consecuencias acarrearán pérdida de puestos de trabajo directos e indirectos; disminución de actividad económica en el medio rural en los municipios donde se produce; incremento de otros cultivos, en las mismas superficies donde se cultivaba remolacha hasta la fecha y desajustes en los mercados".

   Por tanto, piden a AB Azucarera S.L., "que revoque su decisión, cumpla el acuerdo interprofesional suscrito hasta 2020, mantenga este cultivo en España y evite su desmantelamiento".

Contador