Publicado 15/06/2020 14:34:07 +02:00CET

Reducción de la jornada a 30 horas y reparto del trabajo, propuestas contra el paro tras la COVID-19

El Parlamento de La Rioja continúa los trabajos para elaborar conclusiones sobre las reformas tras la COVID-19
El Parlamento de La Rioja continúa los trabajos para elaborar conclusiones sobre las reformas tras la COVID-19 - PARLAMENTO DE LA RIOJA

   Alerta de que la pandemia va a "acelerar" la cuarta revolución industrial

   "Bankia nos ha costado un ojo de la cara, ya que te la comes con patatas no la vuelvas a colocar donde antes, conviértela en un banco público"

   LOGROÑO, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El miembro, por Comisiones Obreras, del Comité Europeo de la empresa ZF, con sedes en Alfaro, Javier Jimeno ha planteado hoy la reducción de la jornada laboral a treinta horas para afrontar el desempleo como plan de choque que también incluya un reparto del trabajo.

   Jimeno ha participado hoy, en el Parlamento de La Rioja, en la Comisión de Estudio para la Recuperación Económica y Social de La Rioja tras la crisis por la COVID-19 a propuesta del Grupo Parlamentario Mixto.

   El también integrante de Izquierda Unida se ha preguntado si "vamos a reconstruir para volver a lo que había antes de la pandemia o vamos a reconstruir para algo nuevo".

   Ha comenzado relatando el "efecto de soledad" que ha tenido la COVID-19 sobre las personas, bebiendo de su propia experiencia al haber estado ingresado infectado de Coronavirus. Un "impacto durísimo" en los enfermos ante el que los sanitarios entendieron que "los únicos que podían luchar contra esa profunda soledad eran ellos".

   Y porque "de bien nacidos es ser agradecidos", ha visto que "hacen falta medidas para que el sector sanitario salga de la precarización y pasemos pagina de los recortes".

   A continuación, ha invitado a ver "en qué momento nos encontramos en el terreno económico". Ha apuntado que antes de la crisis sanitaria ya estábamos asistiendo a la cuarta revolución industrial, relacionada con la inteligencia artificial y las fábricas inteligentes.

   Ha añadido que "hay bastante consenso" en que "no es igual que las anteriores" y las consecuencias no serán las mismas. Así, ha explicado que un coche eléctrico tiene un cincuenta por ciento de piezas menos.

   "La reflexión es qué hay detrás de esas piezas que han desaparecido", ha indicado señalando que "los cambios son muy rápidos" y "tenemos que cambiar de mentalidad".

   Jimeno ha continuando indicando que la medicina también está sufriendo este cambio, mediante la introducción de robots que pueden impedir, por ejemplo, que los sanitarios se infecten, lo cual "no elimina" al profesional "pero es una verdadera revolución".

   Así, esta pandemia, ha dicho, va a acelerar el proceso de implantación de la cuarta revolución industrial. "Hay una revolución, hay que cambiar la mentalidad y también en los paradigmas económicos", ha dicho.

   En este sentido, se ha referido a la Empresa Eólica Navarra, preguntándose cómo pudo desaparecer como empresa pública tras ser hasta premio del sector público.

   "Prefiero, más que recaudar impuestos, potenciar las empresas públicas, pero vivimos un paradigma de neocapitalismo liberal, con una ley que dice que es imposible que el sector público haga nada bueno, tiene que hacerlo el sector privado, pero no estoy de acuerdo", ha afirmado.

   Ha considerado que "esta pandemia se ha llevado por delante el capitalismo neoliberar que impulsaron Reagan y Tatcher, que ya se quedó hecho un asco con la recesión, porque montas un sistema en el que la iniciativa privada es básica y te tiene que rescatar el sistema público porque si no se viene abajo el sistema financiero"; pero, ha añadido, "que fracase no quiere decir que desaparezca".

   En la reconstrucción del sistema, ha dicho, "vamos a tener un problema de paro por la pandemia que se añade al tecnólogico" y, para proponer una salida, ha relatado la experiencia de la fábrica kelloggs, en 1929, y ante el crack económico, decidió ampliar el número de turnos y reducir la jornada laboral a treinta horas.

   Al cabo de cuatro años logró reducir costes unitarios estructurales un 25 por ciento, aumentar el número de empleados y reducir los accidentes laborales; ante lo cual, ha subrayado, se llevó esta experiencia al Senado y se aprobó una enmienda para reducir la semana laboral a treinta horas para combatir el desempleo, aprobándose al final de 34 horas.

   Junto a programas que reactiven la economía mediante la creación de empleo y el reparto del trabajo ha visto necesaria una política contra el fraude fiscal y una reforma fiscal potente.

   Ante esto, ha considerado que habrá personas que se "revelarán" por su "pérdida de posición de dominio con las políticas neoliberales" y por eso "aparecieron Trump o Vox".

   En resumen, ha propuesto un modelo económico basado en un sector público no subsidiario, porque "obviamente tiene que existir un sector privado"; un plan de choque contra el paro con una reducción de la jornada y cambiando de tres turnos a cuatro; y un tercer sector de la economía social.

   Con respecto al plan de choque ha explicado que "cuando la jornada de ocho horas también se dijo que era locura y cuando se quitó el trabajo infantil igual" y "el sector privado se podrá resistir, pero si aguantas el tirón se adaptan".

   Ha invitado a los diputado a "ser capaces de combinar estos tres ingredientes para que salga un plato de cinco estrellas".

   La diputada de Izquierda Unida Henar Moreno ha coincidido en que la reducción de jornada y el reparto del empleo son "básicas", y ha añadido adelantar la edad de jubilación". Ha recordado, además, que aumentar la progresividad fiscal se encuentra dentro del pacto de gobierno.

   Desde Ciudadanos, Alberto Reyes ha invitado a afrontar una nueva ola creando certidumbre en la economía, señalando que en España "no existe" el modelo neoliberal. Ha visto la necesidad de "normalizar" la colaboración entre sector público y privado; y ha abogado por ayudar a las empresas a que se gestionen sin imposiciones.

   El 'popular' Alfonso Dominguez ha creído que "es la sociedad la que cambia, no es el Estado el que cambia a las personas" y también ha puesto en duda que haya un sistema neoliberal, más bien ha visto un sistema liberal de protección de las personas.

   Ha visto "positiva" la reducción de la jornada, pero "a largo plazo" y ha creído que no es el momento de implantarla. El 'popular' Alberto Bretón ha añadido que es necesario "tener presente dónde tiene que estar el sector público".

   La socialista Sara Orradre ha querido ver cómo afrontar la "reforma de la reforma laboral".

   En sus respuestas, Jimeno ha insistido en que "el manejo del dinero tiene que estar al servicio de la sociedad" y "la banca vive de que le sostienen los bancos centrales, y sin su asistencia colapsaría".

   "No las cajas de ahorro, que cayeron porque intentaron ser bancos", ha añadido. Por tanto, ha entendido que "el sector financiero tiene que ser público, y que pueda financiar proyectos privados".

   A continuación, ha vuelto a su reflexión inicial con respecto a realizar una transformación que no sea volver a lo que había y ha creído: "Bankia nos ha costado un ojo de la cara, ya que te la comes con patatas no la vuelvas a colocar donde antes, conviértela en un banco público".

   Lo mismo ha aplicado a que si se quieren "políticas ecológicas el sector eléctrico tiene que ser público".

   Por último, ha visto "inaceptable que los trabajadores vayan a la calle cuando la empresa hace un cambio tecnológico; y eso", ha añadido, "la empresa privada lo hace todos los días". Ante esto, ha visto que el Estado "tiene perfecto derecho a hablar con las multinacionales".

Para leer más