Rescatan a dos senderistas en el parque natural de sierra Cebollera tras desorientarse durante un recorrido por la zona

Actualizado 09/03/2014 20:05:23 CET

Rescatan a dos senderistas en el parque natural de sierra Cebollera tras desorientarse durante un recorrido por la zona

En Villoslada de Cameros

Actualizado 09/03/2014 20:05:23 CET

LOGROÑO, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Dos senderistas han tenido que ser rescatados durante la madrugada de este domingo en el parque natural de la sierra de Cebollera tras encontrarse desorientados y avisar al Centro de Coordinación SOS RIOJA 112 alertando de su situación.

   Según informan desde el SOS RIOJA, el aviso ha sido recibido alrededor de las 00,00 horas de este domingo y, al parecer, los senderistas habían salido de la Ermita de la Virgen de Lomos de Orio con la intención de hacer un recorrido por la ruta de 'las cascadas' que discurre por diferentes parajes del mencionado parque natural.

   En un momento dado, "percibieron que no llegaban a ningún destino y que desconocían la ruta a seguir". Confundidos por la presencia de nieve en su camino y abrumados por la llegada de la noche decidieron "muy acertadamente" pedir auxilio a SOS RIOJA a través de uno de sus móviles.

   En el CECOP SOS Rioja se les pidió que facilitaran todos aquellos datos necesarios para su localización: punto de salida, ruta llevada, posición que les daba el dispositivo de localización de sus móviles, etc.

   Por su parte, y desde SOS Rioja, se movilizaba personal de Guardería Forestal, así como Guardia Civil. A pesar de la presencia de nieve, los equipos de búsqueda rastrearon las posibles rutas seguidas por los senderistas, teniendo que continuar andando por la gran cantidad de nieve presente en las pistas que hacían imposible la marcha en vehículos todo terreno.

   Aún así el empeño puesto por el personal de búsqueda tras varias horas de caminata por la nieve se consiguió llegar hasta su posición, el collado de las Águilas.

   Los senderistas, un hombre de 43 años y una mujer de 36 años, residentes en Madrid, resultaron ilesos, por la eficaz actuación de los agentes forestales y la colaboración de la guardia civil, quedando "todo en un buen susto y un mal rato".

   Posteriormente fueron conducidos al lugar de donde partieron y donde habían dejado su vehículo.