La Rioja se suma al proyecto nacional ÉVICT con el objetivo de "romper el peligroso nudo que forman tabaco y cannabis"

Imagen de la jornada
GOBIERNO DE LA RIOJA
Publicado 13/12/2018 11:29:47CET

   LOGROÑO, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La estrategia del Gobierno de La Rioja para hacer frente al consumo de cannabis pasa por "romper el peligroso nudo que forma con el tabaco, ya que se consume en un 90% de los casos junto a esta sustancia, y por lo tanto su adicción debe ser tratada conjuntamente como se refleja en el Plan de Adicciones de La Rioja".

   Así lo ha afirmado este jueves la consejera de Salud, María Martín, en la inauguración de la jornada 'El cannabis a debate ¿Hablamos?', organizada por la Asociación Riojana para la Atención a Personas con Problemas de Drogas (ARAD) y que se enmarca dentro del convenio marco de colaboración entre esta entidad y la consejería de Salud para el desarrollo de diferentes programas sobre drogodependencias.

   En su intervención, la titular de Salud ha subrayado que, como sociedad "debemos tomarnos muy en serio las consecuencias del cannabis, porque se trata de la droga ilegal con menor percepción de riesgo, con un 30% de la población que cree que su consumo no es peligroso y, a la vez, es la droga ilegal con mayor facilidad para ser conseguida".

   Asimismo, ha afirmado que "está demostrado que el tabaco actúa como puerta de entrada al cannabis y como mantenimiento de su adicción".

   Por este motivo Martín ha anunciado que La Rioja va a sumarse este año al Grupo de expertos que conforman el proyecto ÉVICT (Evidencia Cannabis-Tabaco) impulsado por el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, financiando por el Plan Nacional sobre Drogas, y que pretende hacer frente al consumo de ambas sustancias través del estudio científico y la divulgación.

DATOS CONSUMO CANNABIS.

   Según los datos de la última encuesta EDADES, los consumidores habituales de Cannabis (últimos 30 días) se sitúan en el 9,1% (15-64 años). El perfil corresponde a un hombre (71% de los casos), con una edad media de 34,3 años, que consume 2,7 porros al día, policonsumidor de 3 o más sustancias en un 81,6% de los casos y que mezcla con tabaco en un 92,9% de las ocasiones.

   En lo referente a los datos de menores de edad (14-18 años), la encuesta refleja que está aumentando el consumo en general desde 2012, tanto en consumo frecuente (18,3% consumen en último mes), como quien prueba esta droga alguna vez en la vida (31,1%).

   El consumo de tabaco en jóvenes es un factor de riesgo para fumar cannabis por su asociación ya comentada antes en adultos. Hay un 2,8% de consumidores que se pueden considerar problemáticos de cannabis del total de la población de jóvenes.

TRABAJO CONJUNTO CON ARAD.

   La Consejería de Salud y ARAD mantienen un convenio de colaboración que en 2018 ha ascendido a 187.478 euros para la ejecución, principalmente, de programas como los de Atención General, en el que ARAD realiza un servicio de información, orientación, acogida y tratamiento a pacientes drogodependientes; y sendos programas de orientación a familiares.

   También los programas de Reducción de Daños, con colaboración en el programa de dispensación de metadona; Formación; y de Coordinación con la Red Pública para la atención a Drogodependientes.

   Solamente en 2018 ARAD ha atendido a más de 1.000 personas en colaboración con la Consejería de Salud, con una valoración media de 9,5 por parte de los usuarios de los diferentes programas.