Actualizado 24/03/2007 14:54 CET

Sanz dice que reducirá un punto el tramo autonómico del IRPF y eliminar el Impuesto de Patrimonio la próxima Legislatura

El programa electoral del PP se centrará "en las personas", en el fomento del empleo y en potenciar "el sentimiento de riojanidad"

LOGROÑO, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP de La Rioja, Pedro Sanz, se comprometió hoy a que, en la próxima Legislatura, reducirá un punto el tramo autonómico del IRPF y a eliminar el Impuesto de Patrimonio, "con lo que volveremos a estar en la vanguardia en materia impositiva".

Sanz realizó este anuncio durante su intervención para clausurar la Convención Regional del PP de La Rioja, en la que esta mañana se fijaron, a través de cuatro ponencias, las principales líneas que regirán el programa de la formación para las elecciones municipales y autonómicas de mayo.

Estas líneas, según desgranó el presidente popular a lo largo de su discurso, se centrarán en "la atención a las personas", en el fomento del empleo "como llevamos haciendo desde 1995" y, especialmente, en potenciar "el sentimiento de riojanidad", a lo que sumó otros capítulos, como las infraestructuras o el suelo industrial.

Sanz comenzó su intervención asegurando que "somos el primer partido de La Rioja, el más grande, el que tiene más responsabilidad y también el que tiene la obligación de seguir trabajando para dar bienestar y calidad de vida a los riojanos", ante lo que alabó que "una de nuestras cualidades es el trabajo, damos lo mejor de nosotros por nuestra tierra".

"Queremos hacer más comunidad, pero también una mejor región", aseguró el también presidente autonómico, quien apuntó que "La Rioja está en las mejores condiciones para seguir siendo una de las regiones más prósperas de la UE; todo el mundo nos pone como ejemplo, y queremos seguir siendo un referente, una comunidad a la que se copia".

En este marco, señaló que "si imaginamos la comunidad en el año 1995, nos dejaron una comunidad que no tenía futuro". Así, recordó que el primer objetivo era el empleo, "algo en lo que hemos trabajado bien", ya que, según sus cifras, en aquel año trabajaban en la comunidad 85.000 trabajadores, "y ahora tenemos 150.000".

Por ello, apostó porque "el proyecto de futuro de la comunidad debe seguir basándose en el empleo", a lo que sumó la bajada de impuestos, "que ya iniciamos, en vanguardia, con la reducción del Impuesto de Sucesiones" y en la que, según avanzó, se profundizará en la próxima Legislatura con la reducción del IRPF y la eliminación del Impuesto de Patrimonio.

La apuesta por la modernización y el desarrollo económico, que pasa "por la I+D+i y por los centros tecnológicos"; por la competitividad en el exterior "y donde ya tenemos una balanza comercial positiva de más de 1.000 millones"; las infraestructuras, "con un plan de carreteras que nos ha transformado"; la educación; y la sanidad "en la que tenemos a la oposición desconcertada", fueron otros aspectos destacados aportados por Sanz.

Especial hincapié hizo en la política de suelo industrial "en la que no estamos de acuerdo con lo que hace el Gobierno central, para el que no cuenta La Rioja". Para contrarrestar esta situación, "contamos con ADER Infraestructuras Industriales, que gestionará el suelo; es bueno que hoy nos pidan suelo, porque cada día hay más empresas, antes, nos pedían empresas, que no había".

También citó el desarrollo rural "en todos los ámbitos" o la implantación del sistema de atención a la dependencia "que será una de las 'perlas' del programa electoral, y en el que vamos a dar más que el Gobierno central". Con todo, consideró como una de las partes más destacada del programa "potenciar el sentimiento riojano".

"Hay que inculcar el sentimiento de pertenencia, apoyando lo propio, lo que nos identifica, con el patrimonio presente y ausente, para configurar nuestras señas de identidad y luchar por ellas, también los que quieren venir a vivir con nosotros", dijo Sanz, quien dijo que "no queremos más inmigrantes que los que podemos dar calidad de vida y legales".

A estos ciudadanos les hizo un llamamiento "a que, desde el respeto que tenemos por sus culturas, asuman lo nuestro, porque lo que va a primar en esta tierra es lo riojano". Todo ello, desde "la lealtad a España, porque somos riojanos pero somos españoles, y, por eso, pediremos igualdad, solidaridad y que una comunidad no sea más que otra".

Por ello, aseguró que "no vamos a permitir que un Gobierno Zapatero debilitado y en manos de los nacionalistas radicales se lleve nuestra financiación", por lo que recalcó que "no permitiremos el blindaje de las 'vacaciones fiscales' vascas", lo mismo, subrayó "que otras amenazas", como la inclusión del vino en la Ley Anti-Alcohol o la necesidad de exigir "lo que es nuestro", en referencia a la deuda histórica.

CRITICAS A LA OPOSICIÓN.

"Hoy, La Rioja no renuncia a nada, con un modelo político del PP que tiene como prioridad el cuidado de las personas", afirmó el presidente popular, quien, en este marco, aseguró que "la oposición sigue la estrategia del perdedor, sin proyecto, sin ideas ni personas; sólo se dedican, como en el año 2003, a sembrar la duda, diciendo que van a llevar algo a los tribunales".

Para Sanz, "van a tener muchas dificultades para encontrarnos algo, porque a honestos, honrados y a votos no nos van a ganar", a lo que añadió que "vamos a seguir defendiendo a nuestra gente". "Que vayan a los juzgados -retó al PSOE- que no sean cobardes. Lo dejan todo para el final, porque llevan tres años cruzados de brazos".

Por contra, destacó que el PP "va a trabajar en positivo, nos presentamos con las manos llenas y limpias y ellos, sin nada, buscando el ruido que hace mucho mal pero que no construye nada". "Que se queden en la oposición, que es donde menos daño hacen. El PP seguirá en su línea de trabajo, de garantizar el futuro, la seguridad y el bienestar para todos los riojanos", concluyó.