El Ayuntamiento de Valencia aprueba una moción para pedir a Hacienda que retire la intervención de las cuentas de Madrid

Cristóbal Montoro en el Congreso
EUROPA PRESS
Actualizado 16/11/2017 20:57:02 CET

El Pleno aprueba una moción por la financiación justa y se adhiere a la manifestación "unitaria" del sábado

VALENCIA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Ayuntamiento de València ha aprobado este jueves una moción presentada por los grupos que forman el Gobierno municipal -Compromís, PSPV y València en Comú- para instar al Ministerio de Hacienda a que retire "la intervención de las cuentas del Ayuntamiento de Madrid" que consideran "una medida discriminatoria" que "excede lo establecido por la normativa vigente".

En la moción, que se ha aprobado con los votos a favor de los concejales del equipo de gobierno y los votos en contra de PP y Ciudadanos, se afirma que la medida implantada por hacienda tiene "la única pretensión de castigar a un ayuntamiento que está demostrando, como tantos otros, que es prioritario poner la Hacienda Local y la economía al servicio de la mayoría social y los intereses de los ciudadanos".

La moción apoya la petición de "comparecencia urgente" del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre "la intervención forzosa al Ayuntamiento de Madrid".

Asimismo, insta a los grupos parlamentarios de las Cortes Generales a la "reforma urgente y en profundidad de la ley Orgánica 2/2012" y exige "antes de la finalización del ejercicio 2018, la derogación de la actual normativa que regula la aplicación restrictiva del remanente de tesorería o superávit" para "flexibilizar su aplicación".

Durante el debate, el alcalde Joan Ribó, en su defensa de esta moción, ha afirmado que le "preocupa mucho lo que pase en el Ayuntamiento de Madrid" por lo que pueda pasar en el futuro a València.

Ha resaltado que son las autonomías y el gobierno del Estado quienes no cumplen la regla de gasto. "Al ministro Montoro, antiguo alcalde de Jaén, se le cae la cara de vergüenza cuando ve las cuentas de Madrid. En el Ministerio exigen cumplir lo que ellos no cumplen", ha agregado.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos (Cs), Fernando Giner, ha justificado la intervención de las cuentas por parte del Ministerio de Hacienda y ha afirmado que "el Ayuntamiento de València no es lugar para esta moción", además de acusar de "populismo" a los miembros del Govern de la Nau y de ha acusado al consistorio madrileño de buscar la "confrontación". "Les gustaría ser una víctima propiciatoria del Estado y por eso buscan la confrontación", ha sentenciado.

En la misma línea, el portavoz del PPCV, Eusebio Monzó, ha criticado que "se pretenda convertir un debate técnico en un debate político", para añadir que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, "va a volver a la senda de la legalidad". "A usted, alcalde Ribó, hoy no le apoya ni Carmena, se han quedado solos en la defensa de esta moción", ha agregado. Así, ha calificado de "ilegal" la moción que se estaba debatiendo.

"No es una medida discriminatoria porque hubo un incumplimiento reiterado de la ley", ha mantenido. Así, ha argumentado que "el Estado somos todos, también los ayuntamientos, y el de Madrid se ha apartado de la senda de la legalidad".

FINANCIACIÓN JUSTA

Por otra parte, el pleno municipal también ha aprobado una moción por la financiación justa. Esta moción, que ha contado también con el apoyo del grupo Ciudadanos, se produce apenas dos días antes de la convocatoria de una manifestación en el mismo sentido, 'Por una financiación justa', el próximo día 18, en la que junto a sindicatos, entidades empresariales y cívicas.

En el cuerpo de la moción se afirma que el objetivo es que "nunca más exista una ciudadanía discriminada por el sólo hecho de pertenecer a un territorio". Además, reclama "un reparto de las inversiones y una ejecución que acabe con el déficit inversor en la Comunitat", que compense "la insuficiencia de los últimos años" y que dedique "una cantidad de recursos ajustada" al peso poblacional valenciano, "tal como recoge la reforma de l'Estatut d'Autonomia aprobado por les Corts Valencianes".

En una tercera propuesta de acuerdo se reivindica "el reconocimiento de los déficits de financiación acumulados directamente y el establecimiento de mecanismos de compensación para que el nuevo modelo no nazca lastrado por la injusticia diferida del anterior".

En el último punto de la moción aprobada se acuerda "mostrar el apoyo del Ayuntamiento a la declaración inicial firmada por todos los grupos parlamentarios de les Corts Valencianes", y también colgar una pancarta en la fachada del Ayuntamiento con el lema 'Per un finançament just per als valencians i valencianes'.

La portavoz de València en Comú, María Oliver, ha indicado durante su intervencion que la falta de financiación "contraviene el principio de solidaridad territorial". "Queremos inversiones del Estado como las que han recibido en otros lugares y abandonar esta situación en que pagamos como los más ricos, pero somos los más pobres y los más endeudados".

Asimismo, Oliver se ha dirigido a la bancada del Grupo Municipal Popular para preguntarles: "Me gustaría saber por qué no se suman a la manifestación del sábado".

La portavoz socialista, Sandra Gómez, ha afirmado que "la sociedad valenciana ha dicho 'basta' a tener una financiación que está muy por debajo de la media del Estado en los Presupuestos Generales del Estado". También ha criticado que cada valenciano soporta una deuda de 9.000 euros, y que el FLA "se utiliza para reducir autonomía política y financiera".

"Es una humillación para la autonomía política y financiera de nuestra tierra". Por eso, ha agregado, "ha llegado el momento de hacer visible el problema valenciano": "El sábado recorreremos las calles de València para reivindicar lo que es justo, para pedir que se nos garanticen derechos y servicios fundamentales, y el Partido Popular será la única fuerza política que no nos acompañe".

Por su parte, Giner (Cs) ha reivindicado la necesidad de "disponer de los recursos suficientes" y ha asegurado que "el actual sistema genera unas diferencias entre comunidades del 35 por ciento, muy arbitrarias". Así, ha hablado de que "lo importante es garantizar la igualdad a los servicios públicos esenciales" y también se ha referido a la corresponsabilidad fiscal y a la necesidad de "un reparto claro y comprensible".

Durante su intervención el portavoz de Compromís, Pere Fuset, ha señalado que "no se hablaba de siglas, sino de los 237 euros por debajo de la media del Estado que reciben los valencianos y valencianas" por habitante, que los valencianos se han "empobrecido en los últimos años y estamos doce puntos por debajo de la media", pero son "los únicos que siendo pobres" pagan "como los ricos". Fuset ha tildado la infrafinanciación de "injusta e inconstitucional" y ha considerado que convierte a los valencianos en "ciudadanos de segunda".

En cuanto al PP, Monzó ha defendido que "en los servicios básicos aquí se ha invertido igual que la media nacional" y ha asegurado que "si hoy hay personas dependientes" es por la "incompetencia a la hora de gestionar" de los partidos que gobiernan. "No vamos a estar en la manifestación porque no es el momento y porque no es el camino. Han elegido ustedes el camino equivocado", ha asegurado.

El Grupo Popular ha presentado una propuesta alternativa, que ha sido rechazada, en la que solicitaba que "el Ayuntamiento de València se dirija e inste a todos los grupos políticos representados en el Congreso de los Diputados a que apoyen la negociación del nuevo sistema de financiación de las Comunidades Autónomas en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera y, alcanzado el acuerdo, voten en favor el Proyecto de Ley Orgánica que introduzca y regule el nuevo sistema de financiación autonómica en España".