Publicado 17/06/2019 13:39:31 +02:00CET

Los 80 mejores alumnos de ESO, Bachillerato, FP y Enseñanzas artísticas reciben el Premio Extraordinario de mil euros

Los 80 mejores alumnos de ESO, Bachillerato, FP y Enseñanzas artísticas reciben el Premio Extraordinario de mil euros
COMUNIDAD DE MADRID

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 80 alumnos de ESO, Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanzas Artísticas han recibido el Premio Extraordinario de la Comunidad de Madrid, al ser los mejores estudiantes en el curso 2017-2018, a los que se ha hecho entrega de un diploma acreditativo además de un incentivo económico de 1.000 euros.

En concreto, los Premios Extraordinarios, que han sido entregados por el presidente autonómico en funciones, Pedro Rollán, y el consejero de Educación e Investigación en funciones, Rafael Van Grieken; han sido para 25 alumnos de ESO, 25 de Bachillerato, 21 de FP, tres de Artes Plásticas y Diseño, uno de Danza y cinco de Música.

Durante la entrega de galardones, que ha tenido lugar en el Instituto Beatriz Galindo, situado en la Calle Goya, Rollán ha trasladado su enhorabuena a los jóvenes por lograr "unos magníficos resultados "fruto del sacrificio, del trabajo bien hecho, del espíritu de superación y de las horas de esfuerzo continuado".

Además, el presidente madrileño en funciones ha extendido la felicitación a los centros educativos, a los docentes y a las familias de los galardonados; al tiempo que ha asegurado que la responsabilidad del Gobierno regional siempre será la de "trabajar por un sistema educativo que facilite, aliente y apoye historias de superación, por un sistema educativo público que se guíe tanto por la igualdad de oportunidades como por la calidad".

"La excelencia debe ser reconocida no solo como gesto de respeto hacia quien la alcanza sino como símbolo de valoración social del esfuerzo y el mérito", ha enfatizado Rollán.

"SON UN EJEMPLO"

Para optar a los premios Extraordinarios de ESO los alumnos tienen que obtener su título con todas las materias superadas y con una nota media igual o superior a 8,75. Además deben conseguir una calificación de sobresaliente en cada una de las cuatro materias troncales obligatorias de 4º de la ESO.

Por su parte, los 25 premios extraordinarios de Bachillerato obtuvieron una nota media igual o superior a 8,75 puntos en los dos cursos en las modalidades de Artes, Humanidades y Ciencias y Tecnología y Ciencias Sociales. En el caso de la FP los alumnos han superado previamente algún ciclo de Grado Superior con una calificación final igual o superior a 8,5 puntos.

Asimismo, para participar en la convocatoria de los Premios Extraordinarios de Artes Plásticas y Diseño, los estudiantes deben terminar su ciclo formativo con una nota media final o superior a 8,75. Los aspirantes al Premio de Danza y Música finalizaron sus enseñanzas obteniendo un Premio de Fin de Grado de su especialidad en su centro educativo.

"Han sido los mejores alumnos y por eso queremos rendir un tributo desde la Comunidad a estos extraordinarios alumnos, porque no ha sido fruto de la casualidad sino de la causalidad de su empeño. Son un ejemplo para todos los alumnos porque cuando se alcanza el éxito llega la recompensa", ha celebrado el consejero en declaraciones a los periodistas tras la entrega de estos premios.

Por su parte, el director del Instituto Beatriz Galindo, Francisco José Mayor, ha trasladado su "satisfacción" de que el colegio celebre este entrega de premios "reconociendo el talento".

"Que os admiren y os envidien, porque si la admiración es abierta y la envidia es sana ese es el futuro, vosotros también habéis decido construir vuestra historia por el conocimiento y la ciencia. Este país seguro que será mejor gracias a gente como vosotros", les ha dicho.

Por último, Alba González, alumna del Instituto Pintor Antonio López, en representación de todos los galardonados, ha agradecido a todas las personas que les han acompañado, a los profesores que les motivan a seguir aprendiendo más allá de los exámenes y los libros de texto, a los compañeros, que enseñan la tolerancia y la convivencia y a las familias "por estar presentes" para echarles una mano "en los peores momentos de nervios como en exámenes, entregas de trabajos o la publicación de notas".