25 de febrero de 2020
 
Publicado 09/01/2015 19:32:53CET

Afectados por el ERE de Coca-Cola en Fuenlabrada se resisten a ser reubicados a la espera de que se cumpla la sentencia

Protestas de trabajadores de Coca Cola en Génova
EUROPA PRESS

MADRID, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores despedidos por Coca-Cola en la planta de Fuenlabrada se han negado a aceptar las cartas que la empresa envió "diciendo que les iba a reubicar" en otras plantillas y están "esperando a que se cumpla la sentencia de la Audiencia Nacional en los términos que recoge el auto".

Así lo ha señalado a Europa Press la delegada sindical de CC.OO. Mercedes Merino, quien ha indicado que la empresa "les debe los salarios desde el mes de abril, el salario de prácticamente todo el año", en relación a los agravios que la compañía estaría causando a los trabajadores.

El plazo para la recolocación de los 351 trabajadores afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) ha concluido este viernes, y la multinacional de bebidas refrescantes ya anunció el pasado 1 de diciembre su intención de ofrecer la recolocación a los afectados en alguno de los centros que el embotellador mantiene abiertos en España.

Actualmente, los trabajadores están "esperando a que se cumpla la sentencia de la Audiencia Nacional en los términos que recoge el auto", ha señalado la delegada sindical, quien ha denunciado que, contra lo que la empresa afirma, ésta "pidió a la Audiencia que se anulara el auto de ejecución de la sentencia y se lo ha denegado".

"Lo más sangrante es que la Audiencia le ha dicho a la empresa que tiene que readmitirlos y devolverles sus puestos y, como no lo ha hecho, no les está pagando y han perdido el paro", ha asegurado Merino. "Se ha pedido a los jueces que intervengan y estamos esperando a que la Audiencia se pronuncie de nuevo por tercera vez", ha expuesto.

Por último, Merino ha afirmado que, hasta que esta circunstancia no se resuelva como pretende el colectivo trabajador, tienen previsto viajar al Parlamento Europeo para "explicar" la situación, además de continuar "custodiando la empresa hasta que todos los ciudadanos seamos iguales ante la ley".