Ahora Madrid alerta de un clima de crispación generado por colectivos violentos escudados en demandas vecinales

Actualizado 07/09/2018 14:02:41 CET

La candidatura municipalista exige respeto para Arce, para toda la ciudadanía y para los vocales vecinos

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Ahora Madrid ha condenado la agresión sufrida ayer por una compañera de la candidatura municipalista en el pregón de las fiestas de La Melonera, en Arganzuela, y ha advertido del "clima de agitación y crispación que deriva en actos violentos", generado por "colectivos violentos no reconocidos" escudados en demandas vecinales.

La candidatura municipalista ha defendido que la participación política sólo se entiende desde la tolerancia y la convivencia. También han exigido "corresponsabilidad de todos los grupos ciudadanos y políticos para exigir el respeto que merecen todos los vecinos y vecinas, los vocales vecinos y la propia concejala".

Bajo el título 'Por unos barrios libres de todo tipo de agresiones violentas', el documento condena la agresión y apoya a "todos los compañeros y compañeras, vecinos y vecinas que trabajan por la convivencia en Arganzuela y Usera".

"En la noche del jueves, durante el pregón, un grupo de vecinos y vecinas acudieron a expresar sus reivindicaciones, algo legítimo en un espacio público y de acuerdo con el derecho a la libertad de expresión". De igual manera, vecinos y vecinas presentes en el recinto ferial que querían escuchar el pregón "pidieron silencio y mostraron discrepancia con la forma provocadora e intimidatoria de la protesta, siempre desde el respeto y el diálogo pacífico", recoge el texto firmado por Ahora Madrid.

"No obstante, una de las personas presentes en la protesta decidió agredir a una vecina propinándole una patada", una mujer de 70 años que presenta una costilla rota, según el parte médico del Hospital 12 de Octubre.

El equipo de Gobierno y la Junta de Distrito, con Rommy Arce al frente, insisten en su disposición permanente al diálogo y a atender las reclamaciones, quejas y demandas de la ciudadanía y de las asociaciones vecinales. "Exigimos y recordamos la corresponsabilidad de todos los grupos ciudadanos y políticos para exigir el respeto que merecen todos los vecinos y vecinas, los vocales vecinos y la propia concejala", han remarcado.

"La agresión del jueves sucede a otras situaciones que ensombrecen la convivencia y deslegitiman el ejercicio democrático de la protesta", termina el documento.