La alcaldesa traslada al nuevo director general de Aviación Civil asuntos no resuelto sobres el ruido de Barajas

Actualizado 31/05/2012 15:59:34 CET

MADRID, 31 May. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Algete, Inmaculada Juárez, ha concluido la ronda de reuniones mantenidas con Ángel Luis Arias, nuevo director general de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Fomento, como con el director de Medio Ambiente de AENA, Jose Manuel Hesse, ha informado el Ayuntamiento de esta localidad en un comunicado.

La edil llevó a la mesa de ambos responsables varias cuestiones, en materia de ruido producido por el sobrevuelo de aeronaves, y que desafortunadamente aún no están resueltas.

La primera de ellas, fue la relacionada con el Plan de Aislamiento Acústico, que en estos momentos se encuentra a punto de finalizar y que incluye el aislamiento de 149 viviendas en Prado Norte y urbanizaciones aledañas. Este "antiguo" Plan, es el correspondiente a la ampliación del Aeropuerto que tuvo su Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable en 1996, donde estaban incluidas todas las viviendas afectadas por la envolvente de las isófonas de 65 dB día y 55 dB noche.

Pero al aprobarse la zona de servidumbre acústica en 2011 "cambiaron las reglas del juego" apuntó la Alcaldesa en la reunión. Por un lado, se amplió la zona de afección acústica, pasando a considerarse afectadas todas las viviendas y edificios sensibles incluidos en la envolvente de las curvas isófonas de 60 dB día, 60 dB tarde y 50 dB noche. Estas curvas conforman la envolvente de la zona de servidumbre aeronáutica acústica.

Además, la superficie incluida en el ámbito de estas curvas aumentó con respecto a la contenida en las curvas de 60 dB día y 50 dB noche aprobadas el 28 de enero de 2004, siendo estas las que venían utilizándose como referencia hasta el momento de declararse la zona de servidumbre acústica.

Debido a esta ampliación de superficie, y tal y como indica el Plan de Acción de las Servidumbres, todo el Distrito 5 y urbanizaciones de los alrededores deben estar necesariamente incluidas en el Plan de Aislamiento, "debiendo aislar a las casi 800 viviendas afectadas por el ruido aéreo".