Publicado 17/01/2021 14:40CET

Almeida remarca que el Retiro y Casa de Campo permanecerán cerrados "sine die" hasta que sea seguro

Parque del Retiro en Madrid durante la nevada del temporal 'Filomena'
Parque del Retiro en Madrid durante la nevada del temporal 'Filomena' - Marta Fernández Jara - Europa Press

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha explicado que el parque del Retiro y la Casa de Campo permanecerán cerrados "sine die" hasta que sea seguro y que para su reapertura se centrarán "solo en criterios técnicos y de seguridad".

En declaraciones a la prensa en el marco de su visita a Arturo Soria, una de las calles más afectadas por la caída de árboles, Almeida ha remarcado que se tendrá que hacer un estudio que evalúe los daños en el arbolado de ambas zonas verdes y que, en base a los resultados que se obtengan, serán los directores y conservadores de estos espacios quienes aprueben o no la reapertura.

Respecto a las consecuencias que ha dejado la borrasca 'Filomena' tras su paso por Madrid, el alcalde lo ha catalogado como "catástrofe" ya que ha afectado a las calles, ha generado daños a particulares y ha traído nieve y hielo.

Además, Almeida ha hecho hincapié en lo extraordinario de la situación que ha vivido la capital desde el pasado fin de semana, un periodo en el que se ha dado una nevada "como no se había dado en décadas", sumado a las bajas temperaturas. "Nadie recuerda en esta ciudad seis noches consecutivas entre los -8 y -10 grados", ha apuntado.

DAÑOS EN EL ARBOLADO Y CALLES DESPEJADAS

Respecto a los árboles dañados por el temporal, el edil ha acudido este domingo a la calle Arturo Soria, una de las más afectadas por la caída de árboles, donde de los 295 que han estudiado, 290 presentan "daños serios" a causa del temporal.

Además, ha transmitido que "se ha producido una catástrofe verde" ya que en parques como el del Retiro más del 70% del arbolado se ha visto afectado, y el Ayuntamiento ha habilitado medios para retirar 400 toneladas de ramas caídas.

Finalmente, ha destacado que en la capital ya hay en torno a 3.800 vías completamente despejadas y otras 3.000 casi libres y ha señalado que aún queda trabajo que hacer. Ha precisado que hay calles en las que hay dificultad para acceder, especialmente aquellas que son pequeñas y en zona de sombra, donde se ha producido mucho hielo y las máquinas quitanieves no pueden acceder, por lo que tendrán que trabajar a "pico y pala" los operarios.

"En estos momentos está despejada una gran parte de Madrid porque las vías principales, los ejes estructurales y calles secundarias de todos los distritos están sin nieve", ha zanjado.