AMPL.- Sucesos.- Aparece muerto un hombre de 38 años en un domicilio de Chamartín con una herida en el cuello

Actualizado 04/08/2008 22:17:25 CET

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El cuerpo sin vida de un hombre de 37 años, de nacionalidad española, fue encontrado ayer por la tarde con una fuerte herida en el cuello en un domicilio de la calle Trueba y Fernández, en el distrito madrileño de Charmartín, próximo al paseo de la Habana, informaron hoy a Europa Press fuentes de la Policía Nacional.

El cadáver fue encontrado por su padre el domingo a mediodía, que acudió al lugar extrañado de que su hijo no acudiera a un encuentro familiar en Mazarrón (Murcia) el fin de semana y tras no responder a las llamadas de amigos y familiares, indicaron a Europa Press fuentes vecinales.

El padre se topó con el cuerpo sin vida de su hijo en el pasillo, con síntomas de violencia y de haber pasado varios días muerto. De hecho, el fallecido se encontraba todavía con el mono de trabajo puesto, cuando la última vez que tenía que acudir al puesto laboral era el viernes 1 de agosto.

Inmediatamente, en torno a las 13.00 horas de ayer, a este domicilio de la calle Trueba y Fernández llegaron varias unidades de la Policía Nacional, otros miembros de la familia y una ambulancia del Summa 112, que atendió en el lugar a una persona por una crisis de ansiedad.

TRABAJABA DE NOCHE EN UNA EMPRESA DE SEGURIDAD

La víctima, Francisco Félix Mezquita Matarrán, vivía desde hace tres años en un segundo piso propiedad de su familia y trabajaba por las noches en una compañía de seguridad, señalaron a Europa Press las mismas fuentes vecinales, que no pudieron precisar si el mismo viernes había acudido a trabajar.

Asimismo, manifestaron que no habían escuchado en los días precedentes discusiones ni peleas en el domicilio del fallecido, aunque habían observado el jueves entrar en la casa a la víctima a un supuesto amigo de raza negra.

La Policía Científica acudió el propio domingo por la tarde al domicilio del fallecido para recoger materiales y datos para la investigación. En el piso se encontraban varios objetos personales del fallecido, como el ordenador y el teléfono móvil, aunque no se puede determinar por ahora si se trata de un robo. De hecho, el piso estaba cerrado "a portazo" aunque no con el doble cerrojo echado, indicó una vecina.

El forense asignado al caso realizó la autopsia al cadáver esta madrugada y el cuerpo quedó a disposición de la familia esta mañana, a la espera del sepelio. El Grupo V se ha hecho cargo de las investigaciones para aclarar las circunstancias de la muerte y el juez ha decretado el secreto de sumario sobre el suceso.