La Audiencia de Madrid permite a El Defensor del Paciente usar su nombre al ganar a la Comunidad el litigio

Actualizado 17/12/2013 22:03:24 CET

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Madrid permitirá que la asociación El Defensor del Paciente, conducida desde 1997 por Carmen Flores, mantenga su nombre al ganar a la Comunidad de Madrid un litigio que les enfrentaba desde 2001 por el uso de la marca.

Así consta en una sentencia dictada el pasado 11 de octubre por la Sección Vigésimooctava de Audiencia madrileña que confirma la dictada por el Juzgado de lo Mercantil número siete de Madrid. La sentencia de instancia desestimó igualmente esta misma pretensión.

En el fallo, al que tuvo acceso Europa Press, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid es condenada a pagar las costas causadas a la 'Asociación El Defensor del Paciente', al desestimar su petición de nulidad de la marca 'El Defensor del Paciente' registrada por la Asociación, por la que trataba de impedir que ésta pudiera seguir utilizando su nombre.

Los hechos se remontan a la orden del Consejero de Sanidad, de 13 de abril de 2007, en la que disponía la "interposición de acciones judiciales que se estimasen procedentes contra la 'Asociación El Defensor del Paciente' por la utilización de la denominación 'El Defensor del Paciente'.

Esta denominación coincidía con la figura del 'El defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid' creada y regulada por los artículos 36 a 39 de la 12/2001, de 21 de diciembre, de Ordenación Sanitaria de la Comunidad de Madrid.

En cumplimiento de esta Orden, y por los servicios jurídicos de la abogacía de la Comunidad de Madrid, se procedió a demandar a la Asociación "El Defensor del Paciente".

Esta demanda fue desestimada por el Juzgado de lo Mercantil de Madrid. Los hechos acreditados demostraron que la creación del órgano de la Administración Sanitaria en el año 2001, así como la inscripción en 2002 de su marca 'El Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid', se realizó mucho después de que fuera creada la 'Asociación El Defensor del Paciente'.

En aquél momento llevaba más de cuatro años de existencia legal, funcionando con plena notoriedad a nivel nacional, concretamente desde el año 1997.

Tras la resolución, Flores ha celebrado en un comunicado el resultado, ya que ha permitido finalmente acreditar "la mala fe con la que ha actuado en todo momento la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid frente a esta Asociación, con la única finalidad de acallar la única voz activamente discrepante frente a los errores y fallos de la Sanidad madrileña".