La auxiliar del Hospital de Alcalá acusada de asesinar a dos pacientes, a juicio

Publicado 18/06/2019 9:02:26CET
441845.1.644.368.20190618090226
Vídeo de la noticia

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Madrid juzgará este martes a Beatriz L.D., la auxiliar de Enfermería del Hospital del Príncipe de Asturias de Alcalá acusada de asesinar en julio de 2015 a dos pacientes al inyectarles gran cantidad de aire.

En su escrito de acusación, el fiscal 40 años de prisión por dos delitos de asesinato. Los hechos serán enjuiciados por un Jurado Popular, que se seleccionará el mismo día que se celebra la vista oral.

Hace un año, el juez de Instrucción número 4 de Alcalá de Henares procesó a la auxiliar por dos delitos de asesinato y otro en grado de tentativa. Éste último no ha sido contemplado por la Fiscalía.

También reclama que se le imponga la medida de libertad vigilada consistente en la prohibición de desempeñar actividades como auxiliar de clínica en cualquier hospital o centro médico, durante un período de diez años. También pide que indemnice 92.000 euros a los familiares de las víctimas.

Beatriz L.D., según se desprende del escrito de acusación, trabajaba desde 2004 como auxiliar de clínica el hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares "siendo sus funciones el cuidado y atención de los pacientes ingresados en las habitaciones asignadas al control de enfermería B de la plana 5ª dedicada al servicio de la medicina interna".

Así, el 29 de julio de 2015 la acusada entró en una habitación ocupada por una paciente de 92 años a quien se le iba a dar el alta al día siguiente, "y con ánimo de causar su muerte de forma inmediata y aprovechando que en esos momentos no se encontraba acompañada de ningún familiar", le inyectó con una jeringuilla una gran cantidad de aire en el sistema circulatorio a través de una vía.

A consecuencia de ello la paciente entró en parada cardio-respiratoria y falleció poco después a causa de una embolia gaseosa pulmonar masiva.

Dos años más tarde, en concreto el 2 de agosto de 2017, la enfermera entró en la habitación de una paciente de 86 años a quien inyectó con una jeringuilla una gran cantidad de aire a través de una vía que provocó su fallecimiento a las pocas horas. La acusada de encuentra privada de libertad desde el 5 de agosto de 2017