Actualizado 03/06/2007 14:40 CET

El Ayuntamiento remodelará los dos principales ejes comerciales de San Blas con una inversión de más de 3,5 millones

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Madrid ha emprendido la remodelación de los dos principales ejes comerciales de San Blas, las calles de Amposta y Virgen de la Oliva, con el objetivo de dinamizar la actividad comercial, ganar espacios para el peatón y mejorar las condiciones ambientales y estéticas.

Las dos actuaciones, que cuentan con un presupuesto de 3,5 millones de euros, están incluidas en el Plan Especial de Inversiones 2004-2008, consensuado con la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid.

Con el objeto de dinamizar la actividad comercial, se remodelará la calle de Amposta entre Alberique y Pobladura del Valle, así como la parte posterior de Tejedores. Con una inversión de 1.662.727,89 euros, los trabajos incluyen la reordenación del espacio peatonal y de circulación de vehículos y la zona de aparcamiento y la carga y descarga. Contempla también la renovación de todos los pavimentos (aceras y calzadas), del mobiliario urbano, el alumbrado público, la señalización, jardinería y otros servicios municipales obsoletos.

Además se eliminarán las barreras arquitectónicas tanto de la calle de Amposta, como de Tejedores, se ampliarán las aceras de la primera y se urbanizarán y ajardinarán las zonas verdes y taludes de Tejedores, completando el arbolado y la vegetación.

La actuación en la calle de la Virgen de la Oliva, en la que se invertirán 1.843.385,70 euros, pretende mejorar las condiciones ambientales y estéticas de todo el entorno y aumentar el espacio peatonal, ensanchando aceras y recuperando nuevos espacios para otorgar mayor protagonismo al peatón, como en las plazas del Mesías y de Domingo Mendizábal, o la calle del Nacimiento.

Esa obra contempla también la reordenación del espacio destinado a la circulación de vehículos, los aparcamientos y las zonas de operaciones de carga y descarga.

Se plantea, por tanto, aumentar el espacio disponible para el movimiento peatonal, reduciendo la calzada al ancho estricto para facilitar el tráfico de vehículos y manteniendo, prácticamente sin variación, el número total de aparcamientos.

Además, se proyecta la renovación del pavimento de toda de la calle, sustituyendo el existente en las aceras por otro de mayor calidad, y renovando el de la calzada, donde se crean bandas de aparcamiento diferenciadas.

Por último, se ampliarán y renovarán las redes de infraestructuras municipales, en concreto, la red de alumbrado público. Se instalará una nueva red de riego por goteo y se renovará el mobiliario urbano, la señalización y la red de absorbederos. En cuanto al ajardinamiento, está prevista la plantación de nuevos árboles de tipo ornamental, en alcorques y jardineras.