Actualizado 26/06/2014 14:19 CET

Ayuntamientos atienden la demanda de Becerril abriendo comedores escolares para poner coto a la malnutrición infantil

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Pinto y Collado Villalba son sólo un ejemplo de los ayuntamientos que se han adherido a la recomendación lanzada por la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, abriendo comedores escolares este verano para poner coto a la malnutrición infantil en un momento en el que el indicador AROPE, por ejemplo, cifra en un 22 por ciento los niños madrileños en riesgo de pobreza y exclusión social.

El final de curso supone un drama para muchas familias, que ven como cierra sus puertas el comedor escolar hasta septiembre y con él la posibilidad de que los niños coman adecuadamente, con independencia del modo en el que la crisis y el desempleo hayan golpeado los bolsillos de sus padres.

Becerril lanzó una recomendación a las comunidades autónomas para que los comedores escolares atiendan este verano a los menores en situación de mayor vulnerabilidad. Esa recomendación tuvo su traslación a las redes sociales, donde Change.org ha conseguido ya casi 7.000 firmas para que la Comunidad de Madrid inste a la apertura en verano de comedores escolares en centros públicos para niños en riesgo de pobreza y exclusión social, cuyas familias no deberían pagar nada por el servicio.

Por la misma vía han solicitado al Ejecutivo que preside Ignacio González que establezca un nuevo sistema de becas, cuyo criterio prioritario sea las rentas de las familias, y que exima del pago de comedor a las familias con renta per cápita igual o inferior a 5.644 euros.

NO HAY DESNUTRICIÓN, SEGÚN LA COMUNIDAD

Sin embargo, desde el Gobierno regional insisten en que en Madrid no hay un problema de desnutrición entre los escolares. Días después de estas declaraciones, el Ejecutivo autonómico anunciaba el aumento de 7 millones de euros, un 30 por ciento más, para las becas de comedor de cara al próximo curso escolar, hasta llegar a los 27 millones.

Fue el propio González el que aseguró que en la Comunidad "afortunadamente" no hay desnutrición, algo distinto a la malnutrición. Este último concepto incluiría, por ejemplo, la obesidad. También añadió que no conoce informes que digan que en Madrid hay un problema de desnutrición y que si existiera serían "los primeros en acometerlo por tierra, mar y aire".

A la FAPA Francisco Giner de los Ríos no le ha parecido suficiente, lo que se ha traducodo en el registro de un escrito de denuncia ante la Fiscalía de Menores de Madrid en la que solicitan la apertura de diligencias para determinar si existe un posible delito por parte del Gobierno regional contra los derechos de los menores, al entender que ha rechazado atender a niños con desnutrición por no instar a la apertura de comedores escolares en verano.

El escrito de denuncia también expone que el Gobierno central ha comunicado a las comunidades autónomas "que pone a su disposición determinadas partidas económicas" para poder realizar dicha actuación, la cual se llevará a cabo en algunas regiones.

Sostiene la FAPA Giner de los Ríos que la Comunidad de Madrid "ha rechazado cualquier posibilidad de atender a los menores afectados mediante esta posibilidad o por cualquier otra alternativa que se conozca, siendo su intención que sean las organizaciones de caridad las que cubran esta situación en la medida que sea posible".

Desde el Ejecutivo, el portavoz regional, Salvador Victoria, ha tildado de "injustificada" la denuncia presentada por la FAPA ya que "la desnutrición en la Comunidad no existe, es un problema inventado". ". "Tenemos una red completísima de pediatras y una red sanitaria que detecta si hay un problema de desnutrición, y esa red no alerta en absoluto", ha apuntado el también consejero de Presidencia y Justicia.

SIN ESTIGMATIZAR

El presidente regional señaló directamente a los ayuntamientos como los responsables de las actividades de verano de los colegios y que, en algunos casos, incluye la posibilidad de que los niños coman allí. El de la capital, por ejemplo, impulsará la apertura de 42 centros escolares en julio y 21 en septiembre, donde se imparten los programas de inglés. En total son 25.000 las plazas en julio principalmente pero también en agosto y septiembre, con servicios de comedor en muchos casos gratuitos.

La portavoz de Familia y Servicios Sociales de IU en el Ayuntamiento de Madrid, Prado de la Mata, reiteró su defensa de la apertura de los comedores escolares durante el verano ya que acudir a uno social podría estigmatizar a los niños en riesgo de pobreza y exclusión.

La delegada del área, Dolores Navarro, contestó que el Ayuntamiento atiende a las familias con menores en riesgo por desempleo o cualquier otra circunstancia desde los servicios sociales de las juntas de distrito y que durante todo el año están activas las ayudas de emergencia para las familias sin recursos, partidas sociales en los distritos que alcanzan los 7,5 millones de euros.

"Este verano ningún niño va a dejar de comer", zanjó Navarro, lo que no fue suficiente para IU, que ha planteado que el Ayuntamiento puede abrir comedores escolares en verano porque tiene las infraestructuras y el personal. El escollo viene de la "falta de voluntad política".

El Grupo Parlamentario de UPyD en la Asamblea de Madrid también ha defendido una Proposición No de Ley (PNL) en la que pedía la elaboración, en un plazo de tres meses, de un Plan de Lucha contra la malnutrición infantil que, como aseguran, existe actualmente en la región refiriéndose a una ingesta insuficiente de alimentos en determinados momentos del día o épocas del año.

50.000 NIÑOS EN RIESGO

También desde el PSM creen que las iniciativas de la Administración se quedan cortas. Así, el portavoz en materia educativa del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid, Eusebio González Jabonero, llegó a aseverar que hay "50.000 niños en Madrid en riesgo de exclusión, según las ONG y las AMPAS de los colegios".

Dentro de la campaña que anunció el secretario general del PSM, Tomás Gómez, tras defender en la Asamblea de Madrid una PNL en este sentido, que fue rechazada por el PP en votación, y junto a la presentación de mociones en los plenos municipales recogiendo esta demanda, el PSM ha distribuido en centenares de centros escolares folletos informativos en los que pide a la ciudadanía que se sume a esta reclamación a través de la plataforma Change.

Para leer más