La 'Bancada Municipalista', afín a ediles críticos, no renuncia a una candidatura independiente a la de Carmena

Los concejales de Ganemos (Rommy Arce, Montserrán Galcerán y Pablo Carmona)
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 10/12/2018 20:20:52CET

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

La iniciativa 'Bancada Municipalista', afín a concejales de Ahora Madrid como Pablo Carmona, Rommy Arce o Montserrat Galcerán, se presenta con el objetivo de "abrir un proceso municipalista que no renuncia a nada, incluido conformar una nueva candidatura", independiente de Más Madrid, la liderada por la alcaldesa, Manuela Carmena, con la que concurrirá a las elecciones de mayo de 2019.

"Construir Madrid desde abajo" es la columna vertebral de esta iniciativa, a cuya declaración, pidiendo un nuevo proceso municipalista, ha tenido acceso Europa Press.

En ella se expone que "la mayor parte del gobierno que resultó tras las elecciones de 2015 refleja una importante separación respecto de las bases y los movimientos que en sus orígenes lo empujaron", unido a que "la mayor parte de su programa electoral ha quedado en papel mojado".

Como consecuencia, según su análisis, "movimientos, ciudadanía activa y la mayoría de personas que apoyaron la iniciativa se han distanciado y, en muchas ocasiones, roto con Ahora Madrid" porque "la estructura institucional y de cargos se ha separado de las llamadas bases y, de forma más concreta, de ese movimiento municipalista que hizo posible el triunfo electoral".

CARMENA "COMO INSTITUCIÓN MONÁRQUICA"

La 'Bancada Municipalista' carga contra "el personaje que lidera pública e institucionalmente el proceso y que ha acaparado el poder de mando sin contrapeso alguno", Manuela Carmena, que "se configura hoy como una institución monárquica: la política municipal es dirigida por su equipo sin atender a ningún espacio colectivo".

"No han sido pocas las voces que en este tiempo han llamado al encuentro y la reconciliación, que han pensado que todo se podría arreglar con la recuperación de la idea de unas primarias proporcionales como las de 2015 para llevar a la candidatura a su origen: desconcentrar, democratizar y pluralizar su estructura. Pero, por desgracia, tres años después esto ya no es suficiente y nada apunta a que pueda ocurrir", han indicado.

El funcionamiento orgánico e institucional de Ahora Madrid "se ha acabado convirtiendo en una estructura carente de democracia interna y sin vinculación con el compromiso electoral que adoptó con las vecinas y los vecinos de Madrid". Esta situación ha provocado que dentro de la misma candidatura "se hayan pintado dos proyectos bien distintos que ningunas primarias proporcionales podrán solventar".

"¿Alguien piensa que en 2019 se presentará un programa que esté a un mismo tiempo a favor y en contra de la Operación Chamartín? ¿Podremos seguir justificando desahucios en pisos municipales y a la vez oponernos a ellos? ¿Es realista apostar por la defensa del Patrimonio de edificios emblemáticos como el TPA y Cocheras de Cuatro Caminos a la vez que se ordena su demolición? ¿Se puede garantizar una apuesta decidida y común por la remunicipalización y la subrogación de trabajadores para que no haya despidos y al mismo tiempo todo lo contrario?", se preguntan.

NO CENTRARSE "EN QUIÉNES OBTENDRÁN UN SILLÓN"

Una nueva apuesta municipalista en Madrid para 2019 "no puede centrarse en quién o quienes pasarán a formar parte del grupo municipal. Quién o quiénes obtendrán un sillón". La nueva apuesta municipalista debe lanzarse "con valentía y sin complejos" reconstruyendo un proyecto de base en el que "la defensa del programa esté por encima de las siglas, de las personas y de los grandes intereses económicos que gobiernan la ciudad".

"Por eso, después de que se haya anunciado ya la ruptura de la opción de unidad popular que entre todas levantamos en 2015, el objetivo debe ser abrir un nuevo proceso municipalista que no renuncie a nada, incluido conformar una nueva candidatura" poniendo sobre la mesa "las reivindicaciones y luchas que muchos movimientos de la ciudad han elaborado como verdadero programa de cambio para Madrid" para "recuperarla como espacio de derechos, no como marca".

Y eso se conseguiría con "planes de remunicipalización con subrogación del personal" que "destierre los macroproyectos urbanísticos y recupere la defensa del patrimonio y del espacio público frente a la mercantilización y la turistificación", con una ciudad "descentralizada que respete la autonomía de sus barrios y que entienda la participación ciudadana más allá de consultas dirigidas y superficiales".

"Necesitamos abordar realmente el problema de los desahucios y de la búsqueda de alternativas habitacionales. Necesitamos explorar herramientas como la expropiación o el derecho municipal para obtener viviendas y que se haga efectivo. Necesitamos apostar por barrios feministas y antirracistas donde la violencia de las oligarquías nunca más vuelva a convertirse en el discurso derechista de la competencia de unos pobres contra otros", indican.

Hasta que se defina en un plenario constituyente, la propuesta de construcción de este nuevo proceso se basa en nueve ejes básicos, empezando por la remunicipalización de servicios, con subrogación del personal y siguiendo por el punto y final a lo que han denominado 'Florentinópolis', es decir, reclaman una ciudad "para sus habitantes y no para los especuladores".

El tercer punto es el "techo por derecho, con políticas de vivienda para un Madrid sin desahucios" y el cuarto se centra en los barrionalismos reclamando "descentralización e independencia de los distritos", un proceso centralizador que inició Alberto Ruiz-Gallardón y que es "imposible de revertir si no se incluyera construcción de una ciudad que empiece a gobernarse en escalas más reducidas, de menor tamaño y con más participación".

ORDENANZA MANTERA

Su quinto eje es el de un Madrid verde, el sexto un Madrid feminista y el séptimo una "ordenanza mantera" para acabar con el "racismo institucional" apuntando que "los gatos --los vecinos y vecinas cuyos padres y madres, abuelos y abuelas han nacido en Madrid-- son animales en peligro de extinción porque los madrileños auténticos son hijos e hijas de la inmigración".

El octavo eje es el de mandar obedeciendo, con participación directa y autogobierno y el último cuestiona el modelo de smart city por no ser más que "una ciudad marca que ofrece soluciones fastfood a los problemas sociales y políticos".

PARTICIPACIÓN EN LAS REUNIONES

Hasta el momento en las reuniones que se han realizado en los distritos han participado una media de quince persona por encuentro. Ya se han realizado en la mitad de los 21 distritos: Carabanchel, Tetúan, Fuencarral, Retiro, Salamanca, Barajas, Lavapiés, Chamberí, Chamartín, Moncloa, Hortaleza y Usera.

En proceso están San Blas, Arganzuela, Latina, Ciudad Lineal, Vicálvaro, Moratalaz, Latina, Puente de Vallecas, Villa de Vallecas y Villaverde. También se han comenzado encuentros sectoriales con sindicatos y en breve, con ecologistas.

Desde la 'Bancada Municipalista' señalan que en todos los encuentros se comparte el el análisis sobre "lo centralista que ha sido esta legislatura, con poco protagonismo de los barrios". También prevalece la opinión de que la solución pasa por" generar democracia de base".