Publicado 17/11/2017 18:37CET

Bernaldo de Quirós, pionero de la sociología y el alpinismo, es recordado con una placa en Lavapiés

Placa en honor a Bernaldo de Quirós
AYUNTAMIENTO DE MADRID

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de la Alcaldía, Luis Cueto, y el concejal del distrito Centro, Jorge García Castaño, han asistido este viernes al descubrimiento de la placa en memoria del pionero de la sociología y el alpinismo Bernaldo de Quirós, incluida en el Plan Memoria de Madrid.

El acto ha contado también con la presencia de familiares del homenajeado y del presidente de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, de la que Bernaldo de Quirós fue fundador.

Las aportaciones que hizo Constancio Bernaldo de Quirós (1873-1959) en ámbitos tan diversos como la sociología, la criminología, la política agraria y el alpinismo han llevado al Ayuntamiento a rendirle un homenaje dentro del Plan Memoria de Madrid.

La placa se ha colocado en la casa donde nació, en la calle San Cosme y San Damián, 5, en el barrio de Lavapiés.

El Plan Memoria de Madrid que desarrolla el Área de Cultura y Deportes y en el que se enmarca este homenaje se creó en 1990 para recordar a personas ilustres, destacadas, famosas o populares, y también a edificios desaparecidos, a lugares famosos a sedes de instituciones o empresas de importancia histórica en la ciudad.

CRIMINÓLOGO

Constancio Bernaldo de Quirós se licenció en Derecho por la Universidad Central de Madrid donde fue discípulo de Giner de los Ríos, con quien también colaboró en la Institución Libre de Enseñanza y en el Laboratorio de Criminología creado por el pedagogo.

En este campo destaca por abordar por primera vez en España el problema del delito desde una óptica sociológica, perspectiva que se refleja en sus obras 'Las nuevas teorías de la criminalidad' y 'La mala vida en Madrid' (1901), un estudio sociológico sobre el hampa madrileña de finales del siglo XIX.

Como jurista, ejerció la abogacía y redactó el Proyecto de Código Penal de 1902, que no llegó a ver la luz por las continuas crisis políticas del momento. Fue también el redactor de buena parte de la producción legislativa agraria de la Segunda República Española.

En su faceta de montañero y pionero del alpinismo en España destacan sus trabajos sobre diversas sierras de la península en los que se manifiesta como precursor de la necesidad de proteger la naturaleza. Fue uno de los fundadores en 1913 de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, de la que fue presidente hasta 1916.

Su exilio tras la Guerra Civil le llevó de Francia a la República Dominicana, Cuba y finalmente a México, donde fue nombrado profesor de Criminología y de Derecho penitenciario en la Universidad Nacional Autónoma. Falleció en el país centroamericano en 1959, a los 85 años.