Actualizado 08/08/2007 19:55 CET

Beteta afirma que la nueva ley "mejora la calidad de vida" y acusa al PSOE de "ponerse del lado de los especuladores"

MADRID, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Grupo Popular en la Asamblea de Madrid, Antonio Beteta, afirmó hoy que el objetivo fundamental de la Ley de Modernización y de Medidas Urgentes del Gobierno regional es "luchar contra la especulación urbanística y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos", al tiempo que acusó al PSOE de "ponerse del lado de los especuladores".

Beteta se manifestaba así después de que el secretario de Vivienda y Política Territorial del PSM, Jesús Miguel Dionisio, declarara que con la citada Ley aprobada en el Parlamento regional el pasado mes de julio se favorece un modelo poco sostenible de desarrollo urbanístico. Sin embargo, el portavoz popular aseguró que lo que se persigue es un urbanismo "humano, racional y compatible con la calidad de vida" que como señaló, "ya disfrutan muchos municipios de la región".

Por este motivo, criticó que los socialistas se pongan frente a una ley "moderna y útil", que "apuesta por el ciudadano y combate la especulación urbanística", con la que a su juicio "se hubiera evitado escándalos como el de Aldea del Fresno o Ciempozuelos".

El portavoz popular destacó que la política socialistas en los municipios de la región se ha caracterizado por ser "sectaria y arbitraria" y se preguntó por qué "los dirigentes socialistas se van a vivir a los municipios gobernados por el PP", donde recordó que ya es norma que los edificios tengan tres alturas más ático.

Asimismo, Beteta señaló que la Ley incluye un conjunto de medidas urgentes cuyo objetivo fundamental es "el principio de la seguridad jurídica, la mejora en el planeamiento urbanístico en la región, así como garantizar el embellecimiento, limpieza, calidad de vida en las ciudades, el uso eficiente del agua y garantizar el suministro de transporte a la Comunidad de Madrid".

El portavoz popular también indicó que la norma incluye la "supresión del agente urbanizador".

El portavoz popular recordó que la limitación a tres alturas más ático era un compromiso electoral y aseguró que "es bueno para el pueblo de Madrid, porque se quiere un urbanismo humano" en contra, dijo, "de las colmenas y los minipisos que es lo que le gustan al PSOE".

Por eso, manifestó que este compromiso será una realidad con la propuesta de poner en marcha 200.000 viviendas más protegidas, de las cuales, 150.000 son del Plan de Vivienda Joven y de las que ya hay suelo para construir 73.000. "En ningún caso --añadió-- esta norma va a suponer ni una paralización, ni una retraso ni una subida de precio sino más calidad de vida en los nuevos desarrollos que resulten fruto de la aplicación de la misma", concluyó.