Bono fue a la iglesia San Carlos Borromeo por solidaridad con el párroco, no "para molestar" a la jerarquía eclesiástica

Actualizado 08/06/2007 14:42:15 CET

"A ver si al final va a ser mejor irse de prostíbulos que irse de iglesias, aunque no sean litúrgicamente exactas", advirtió

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex ministro de Defensa José Bono afirmó hoy que cuando el pasado domingo asistió a una misa en la iglesia San Carlos Borromeo, enfrentada con el Arzobispado de Madrid por no ceñirse a los ritos ortodoxos de liturgia y catequesis, fue para solidarizarse con uno de los párrocos, Enrique Castro, y no para "certificar la liturgia, ni molestar a la jerarquía eclesiástica".

En declaraciones a Telemadrid recogidas por Europa Press, Bono señaló que la actuación del sacerdote Castro, especialmente en su trabajo de apoyo a los más desfavorecidos del barrio madrileño de Entrevías, es "cristiana y ejemplar, con independencia de que luego se ponga el alba o la casulla o no se la ponga, que es otro asunto".

"Yo soy cristiano, probablemente muy mal cristiano. No estoy dispuesto a dar lecciones a nadie en esta materia, pero a lo que yo no fui a la iglesia de San Carlos Borromeo fue a certificar si la liturgia era o no acomodada a la actual. Es más, alguna parte de la liturgia me sorprendió", matizó.

IRSE DE PROSTÍBULOS O IRSE DE IGLESIAS

El ex presidente de Castilla-La Macha mostró su rechazo a las críticas recibidas después de su visita a la denominada 'iglesia roja' y criticó a las "gentes tan ortodoxas en el catolicismo' que ponen en contradicción esta actitud con otras, en referencia a su asistencia posterior a los actos religiosos del Corpus Christi en Toledo.

"Incluso yo digo que les sorprendería menos que me hubiese ido a un prostíbulo el sábado y el domingo al Corpus. Eso es más llevadero y incluso más común, pero ir a la iglesia de San Carlos Borromeo y luego al Corpus a algunos les llama la atención. Incluso, a quienes están dispuestos a irse a una guerra inmoral y, lo que es más grave, se llevaron a los españoles que no querían ir, y eso es más grave que ir a la iglesia de San Carlos. No hagamos más tonterías", advirtió.

En este contexto, Bono dijo no estar "en disposición de aceptar un estereotipo" que le quieran imponer y planteó que "a ver si al final va a ser mejor irse de prostíbulos que irse de iglesias, aunque las iglesias no sean litúrgicamente exactas".

El ex ministro de Defensa reveló que el miércoles habló con el obispo de Toledo, José María Cañizares, sobre este asunto y le explicó sus posiciones "con argumentos de esa misma naturaleza". "No puedo revelar más detalles de una conversación privada. Cañizares y yo no coincidimos en muchas cosas pero tenemos una relación cordial", agregó.