Botella justificó en su día la venta de viviendas públicas para garantizar la permanencia de la EMVS

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 28/12/2018 12:49:10CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La exalcaldesa de Madrid Ana Botella justificó en su día la venta de varias promociones de la Empresa Municipal de la Vivienda de Madrid (EMVS) a un fondo de inversión en la necesidad de garantizar la permanencia de la empresa pública y asegurar "el futuro de la vivienda social".

Así lo señaló en un pleno ordinario en abril de 2016 en medio del debate que suscitó la enajenación de viviendas públicas a los conocidos como 'fondos buitre' y tras las críticas de la oposición, que en el caso del PSOE, entonces liderado por Jaime Lissavetzky, llegó a llevarlo a los tribunales.

Ante los temores de que algunos de los inquilinos de estas viviendas fueran desahuciados --extremo que después se confirmó-- Botella aseguró entonces que con este tipo de operaciones "sólo cambia el casero", de modo que los inquilinos mantenían "sus derechos y obligaciones".

Botella insistió que el proceso de venta no afectaba a los contratos de los inquilinos, "que tienen los mismos derechos y obligaciones, en unas viviendas que siguen siendo protegidas y que se rigen por la normativa de las viviendas de protección pública".

También explicó que se decidió venderlas "para garantizar la permanencia de la EMVS y para garantizar el futuro de la vivienda social". "Sólo cambia su casero, sólo cambia el emisor en el contrato de alquiler", zanjó.

Posteriormente, con el Gobierno de Ahora Madrid, se trató de llevar a la exalcaldesa de la capital a la comisión de investigación de la deuda, las contrataciones y las políticas públicas del Ayuntamiento de Madrid, que echó a andar en verano de 2016 y que versó en primer lugar sobre la enajenación de patrimonio de la EMVS.

Entonces, se acordó entre Ahora Madrid, PSOE y Ciudadanos que serían llamados a declarar en esa primera jornada, prevista para julio de ese año, a Ana Botella y los entonces concejales del PP Pablo Cavero y Borja Carabante, exconsejero y exviceconsejero de Vivienda de la Comunidad, respectivamente. Sin embargo, ninguno de los tres se presentaron, justificando su ausencia telefónicamente.

Contador