Actualizado 30/07/2019 16:42

La Cámara de Cuentas censura que hasta el 45% de las subvenciones de los grupos parlamentarios van a los partidos

Exterior del edificio de la Asamblea de Madrid ubicada en la Plaza Asamblea,1, Madrid.
Exterior del edificio de la Asamblea de Madrid ubicada en la Plaza Asamblea,1, Madrid. - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Cámara de Cuentas ha constatado la "inexistencia" de una "normativa clara" sobre el tipo de gastos que se deben realizar con cargo a las subvenciones a los grupos parlamentarios de la Asamblea de Madrid, una situación que ha permitido que "una parte importante" de las subvenciones a los grupos parlamentarios se hayan trasladado a las cuentas de los partidos.

En concreto, según el informe de fiscalización correspondiente a los ejercicios 2015, 2016 y 2017, en cada unos de los años analizados, el 41 por ciento, el 37 por ciento y el 45 por ciento de la subvención, respectivamente, se han derivado a los partidos, "financiando el funcionamiento ordinario de las agrupaciones políticas en lugar de destinarse a apoyar la actividad legislativa".

Así, se recomienda a la Asamblea "aprobar una normativa interna que recoja una mayor especificación de la naturaleza de los gastos a los que ha de aplicarse la subvención".

EL REGLAMENTO NO CONTROLA ESTAS AYUDAS

Según explica la Cámara, la única exigencia del Reglamento de la Asamblea es la puesta en práctica de una contabilidad específica que será puesta a disposición de la Mesa, pero dicho Reglamento no ha desarrollado el control que debiera ejercerse sobre estas ayudas públicas, "realizando la Asamblea únicamente una fiscalización formal del gasto".

El período objeto de fiscalización corresponde a la primera parte de la X Legislatura, desde junio de 2015 a diciembre de 2017. Los resultados de las elecciones de 24 de mayo de 2015 dieron como resultado la formación de cuatro grupos parlamentarios: Grupo Parlamentario Popular (48 diputados), Grupo Parlamentario Socialista (37 diputados), Grupo Parlamentario Podemos (27 diputados) y Grupo Parlamentario de Ciudadanos (17 diputados).

De acuerdo con el artículo 46.2 del Reglamento de la Asamblea, los grupos parlamentarios con representación en la misma tienen derecho a la percepción de una subvención a cargo del presupuesto de la Cámara, cuya fijación queda delegada a la Mesa.

Así, el 19 de junio de 2015 la Mesa acordó mantener las cuantías de las subvenciones aprobadas en la anterior legislatura (489.832,99 euros al año de subvención fija y 17.809,70 euros por diputado al año, lo que representa en torno al 15 por ciento de las obligaciones reconocidas de la asamblea cada ejercicio).

A este respecto, la Cámara señala que la fijación de la cuantía se realiza "sin que haya quedado acreditado que existan criterios objetivos por los que se determine el importe de esta subvención, convirtiéndose en una decisión discrecional por parte de los componentes de la Mesa de la Asamblea".

Igualmente, pone de manifiesto que "no constan instrucciones de la Mesa de la Asamblea de Madrid, ni otro tipo de regulación interna, que contemplen, entre otros extremos, una mayor especificación de la naturaleza de los gastos a los que ha de aplicarse la subvención".

APORTACIONES A LOS PARTIDOS

En concreto, el Grupo Parlamentario Popular destinó al partido el 41 por ciento de la subvención tanto en 2015 como en 2016, habiendo recibido 758.926 euros el primer año y 1.344.698 euros el siguiente, mientras en 2017 la aportación al partido llegó al 60 por ciento de la subvención de 1.344.698 euros. Así, en los tres ejercicios el partido recibió el 48 por ciento de la subvención (3.448.322 euros).

El Grupo Parlamentario Socialista destinó al partido el 40 por ciento de la subvención de 2015, la cual ascendió a 648.360 euros; el 46 por ciento en 2016, cuando recibió 1.148.792 euros, y el 43 por ciento de esa misma cantidad en 2017. En total, en los tres ejercicios destinó el 43 por ciento de la subvención (2.945.944 euros) al partido.

La formación parlamentaria de Podemos destinó al partido el 39, el 34 y el 50 por ciento de las subvenciones recibidas en los años 2015, 2016 y 2017 respectivamente, que ascendieron a 547.844 euros el primer año y 970.695 euros los dos siguientes; en total, 2.489.234 euros de los que el 41 por ciento fueron a parar al partido.

Finalmente, las aportaciones al partido del Grupo Parlamentario de Ciudadanos se situaron en los años 2015, 2016 y 2017 en el 46 por ciento, el 19 por ciento y el 15 por ciento de la subvención anual, que el primer año fue de 447.329 euros y los dos siguientes de 792.598 euros. Así, en los tres ejercicio percibió 2.032.525 euros, de los cuales el 23 por ciento los trasladó al partido.

En particular, la Cámara de Cuentas recomienda que el Grupo Parlamentario Socialista debe tener un CIF propio, ya que utiliza el mismo que el PSOE-Madrid, con el fin de permitir claramente la diferenciación entre la actividad ordinaria de grupo y partido. No obstante, reconoce que "se procura mantener la separación entre grupo y partido".

Por su parte, la formación naranja utiliza dos cuentas corrientes y en una de ellas dos de las cuatro personas autorizadas son del partido político y no del grupo parlamentario, "siendo este hecho contrario a la debida separación que debiera existir entre grupo y partido".

Por otro lado, todos los grupos parlamentarios han incumplido en alguna ocasión los plazos para presentar las cuentas.

En el caso del PP, en los tres ejercicios objeto de análisis se obtienen resultados negativos, mientras que el PSOE obtiene resultado negativo en el primer ejercicio y positivo en los dos posteriores, y Podemos y Ciudadanos positivo en los dos primeros ejercicios y negativo en el último.

Los ingresos del Grupo Parlamentario Popular, constituidos fundamentalmente por las aportaciones de la Asamblea, se complementan con ingresos financieros, así como ingresos extraordinarios por la imposición de sanciones a diputados, debidamente tipificadas.

El resto de los grupos solo cuentan con las aportaciones de la Asamblea, sin que en los ejercicios analizados se hayan registrado ingresos por imposición de sanciones a diputados, previstas en su Reglamento de Funcionamiento Interno.

RECOMENDACIONES

Entre las recomendaciones, la Cámara de Cuentas apunta que la Asamblea "debe regular el control sobre las subvenciones a los grupos parlamentarios y ejercerlo, comprobando que los gastos realizados con cargo a estas subvenciones son reales y se ajustan a la actividad parlamentaria, y exigiendo el reintegro en caso de falta de justificación".

Asimismo, señala que los gastos realizados por los grupos parlamentarios "han de justificarse no sólo con las correspondientes facturas, que deberán contener todos los extremos que exige el Reglamento de facturación, sino también con la documentación soporte necesaria que especifique claramente el gasto que se realiza, su necesidad y que dicho gasto responde al ejercicio de la actividad parlamentaria".

Añade además que los Acuerdos de la Mesa deben fijar, "no sólo los importes de las subvenciones otorgadas a los grupos parlamentarios, sino también los criterios que han dado lugar a la fijación de los mismos, así como el detalle de los medios materiales puestos a disposición de cada uno de los grupos para su correcto funcionamiento".

Más información