Palomino es recordado con una placa en Delicias y se unirá a las de otras víctimas del odio

Actualizado 13/05/2016 14:07:30 CET
- EUROPA PRESS

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

Carlos Palomino, el joven de 16 años que fue asesinado hace ocho en el Metro de Legazpi cuando acudía a una manifestación en contra de una concentración de corte fascista, es recordado desde este viernes con una placa situada en el número 145 del Paseo de las Delicias, a pocos metros de donde perdió la vida, placa que se unirá a las que el Ayuntamiento instalará para homenajear a otras víctimas de delitos de odio.

La placa lleva inscrito 'Aquí fue asesinado el 11 de noviembre de 2007 Carlos Javier Palomino Muñoz a la edad de 16 años. Luchador contra el fascismo y el racismo'. La placa ha sido presentada oficialmente ante la madre de Palomino, Mavi Muñoz, amigos del joven, la delegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, y la concejala-presidenta de Arganzuela, Rommy Arce.

Arce ha explicado que Carlos Palomino fue asesinado cuando acudía en Metro a una protesta contra una concentración de corte fascista en Usera, uno de los distritos con uno de los índices de población inmigrante más elevados de Madrid. La concentración neofascista contaba con la autorización de Delegación de Gobierno.

La concejala ha querido aplaudir la labor de Mavi Muñoz y de otras integrantes de Madres contra la Represión, que consiguieron una pena "ejemplarizante" para el asesino de Palomino, con una condena de 26 años a cumplir.

JUNTO A LAS VÍCTIMAS DE ETA

Rommy Arce ha aplaudido la memoria del "héroe" Carlos Palomino y de otros como él, "víctimas de la violencia racista, fascista y machista" que han hecho "con su lucha un Madrid mejor". Son las instituciones, ha declarado, las que deben dar un primer paso, como ha hecho el Ayuntamiento, y "no quedarse impávidas ante las actuaciones de bandas neonazis que campan por la ciudad".

La concejala-presidenta de Arganzuela ha avanzado que el Ayuntamiento instalará placas de la memoria de Madrid --en forma de rombo, de color crema y letras azules-- junto a las dedicadas a las víctimas del terrorismo.

Se trata de recordar en Madrid a otras víctimas del odio, como se hará en un futuro con Lucrecia Pérez, la inmigrante dominicana asesinada en de 1992 y considerada como la primera víctima de xenofobia reconocida como tal en España). Yolanda González (asesinada por ultraderechistas de Fuerza Nueva en 1980) ya da nombre a un espacio en la ciudad.

"Nos pareció oportuno y necesario porque creemos que el plan de memoria de Madrid debe incluir a otras personas, a personas humildes que han dado su vida y han sido víctimas de delitos de odio", ha remarcado la edil.

La madre de Carlos Muñoz, Mavi Muñoz, ha destacado, en declaraciones a Europa Press, que es "un avance importante" que se haya reconocido a su hijo por su "lucha antifascista". Para eso ha sido clave la entrada de Ahora Madrid en el Ayuntamiento, ha destacado. "Estoy feliz, la verdad que sí, pero hay mucho por lo que trabajar todavía", ha declarado.

"REPUNTE" DE LOS DELITOS DE ODIO

La concejala ha alertado además del "repunte" de los delitos de odio cometidos en Madrid, a los que el Ayuntamiento tratará de hacer frente y prestará apoyo con la oficina gestionada desde el área de Salud, Seguridad y Emergencias.

Rommy Arce ha recordado los últimos ataques homófobos ocurridos en Madrid y ha destacado que se ha detectado "un repunte de organizaciones de ultraderechas que están activas en Madrid, que además hacen recogidas selectivas de alimentos, solamente para españoles y no para personas de otro origen".

En Arganzuela concretamente han detectado grupúsculos de ultraderecha que "suelen atacar sobre todo a gente más jovencita en parques, con insultos, pintadas". "Hay que intentar que este tipo de organizaciones no se consoliden y crezcan con un discurso firme de oposición ante cualquier manifestación de carácter racista y fascista".

El acto ha terminado con lemas en recuerdo a Palomino, coreados por sus amigos, como 'Carlos vive, la lucha sigue' y 'Carlos, hermano, nosotros no olvidamos'.