El Centro Pastoral San Carlos Borromeo apuesta por una Iglesia "dedicada a la marginación"

Actualizado 16/05/2013 16:42:44 CET
EUROPA PRESS

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

El sacerdote Javier Baeza, que ahora se encuentra al frente del Centro Pastoral San Carlos Borromeo de Madrid, ha explicado que desde que el Arzobispado de Madrid decidiera convertir esta parroquia en centro pastoral hace seis años, solo ha cambiado la "nominación canónica" y, aunque ahora se les define como "centro dedicado a la marginación", considera que "toda la Iglesia es la que tiene que estar dedicada a la marginación".

En este sentido, el autor del libro 'Así en la tierra' (Lectio Ediciones), el periodista Marçal Sarrats, ha destacado que el trabajo de los sacerdotes del centro pastoral San Carlos Borromeo responde desde hace 30 años a la voluntad del Papa Francisco de que la Iglesia se acerque a los pobres pues en este centro de Entrevías se atiende a "todo tipo de marginados": a los que han caído en las drogas, a los inmigrantes sin papeles, a los desahuciados y a los que no tienen para comer, entre otros.

"Ahora que el Papa Francisco dijo que su voluntad era la de acercarse a los pobres, yo decía, que vengan a Entrevías que aquí verán cómo llevan no un año ni dos sino más de 30 años con los marginados", ha indicado Sarrats durante la presentación del libro en el Centro Pastoral San Carlos Borromeo.

El sacerdote Enrique de Castro ha comenzado su intervención mostrándose crítico con el hecho de que la Catedral de Santiago se persone como acusación particular en el caso del robo del Códice Calixtino y que pida 31 años de cárcel para el ladrón. "¿Qué iglesia es esa?", se ha preguntado, al tiempo que ha apostado por "buscar que las personas salgan adelante".

De Castro ha explicado que en el Evangelio se hace "una crítica profunda de una Iglesia de poder" y, por este motivo, defiende parroquias que respondan a las demandas y a las necesidades de sus barrios.

Concretamente, ha contado que la Parroquia San Carlos Borromeo se ha ido formando así, a partir del encuentro con la gente, ya que, al menos él, cuando llegó a Vallecas, no sabía nada ni de drogas, ni de detenciones. "En el seminario te enseñan a enseñar, a transmitir la doctrina de la Iglesia. Cuando llegas a Vallecas, empieza otro seminario, el dialéctico, el del encuentro con la gente", ha subrayado para añadir que en las Iglesias "todo tiene que ser gratuito".

Sobre el nuevo Papa Francisco, De Castro ha apuntado que no cree que vayan a "cambiar las cosas" aunque ha señalado que lo que más le ha gustado de su Pontificado hasta el momento fue la carta que envió a la Conferencia Episcopal Latinoamericana diciendo: "Me gustaría que los trabajos de la Asamblea tengan como marco referencial al Documento de Aparecida".

Preguntado por la reforma de la Ley de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, De Castro ha invitado a ayudar tanto a las madres que deciden tener a su hijo como a las que han abortado y a no "juzgar" o "penalizar".