Centro de Protección Animal de Parla pasa siete días sin electricidad con cadáveres congelados y medicinas refrigerada

Centro de Protección Animal de Parla
AYUNTAMIENTO DE PARLA - Archivo
Publicado 03/01/2019 13:46:35CET

PARLA, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Protección Animal de Parla ha pasado casi una semana sin suministro eléctrico a pesar de contar con cadáveres congelados de especies recogidas en la calle y medicinas refrigeradas que han tenido que ser trasladadas para garantizar su conservación.

Según fuentes municipales, desde el 27 de diciembre el centro ha permanecido sin luz pero este pasado miércoles el Ayuntamiento trasladó un generador eléctrico para garantizar un suministro mínimo y este jueves se ha restablecido la energía en la instalación.

El corte se produjo después del cambio de empresa gestora del centro en el mes de noviembre y tras varios errores y malentendidos entre la compañía saliente y la nueva administradora a la hora de realizar los cambios de titularidad en los contratos de suministros.

Varias asociaciones de protección animal del municipio han criticado la gestión que se ha hecho de esta situación que ha afectado a 37 perros y cerca de 25 gatos que residen en el centro y que no han contado con un calefactor de urgencia para cachorros o animales enfermos, ni lavadora para las mantas de los cheniles ni nevera para almacenar medicamentos.

Según un comunicado firmado por 'Hablando por Ellos', 'Dejando Huella', 'Catllejeros' y 'Convive Animalia', la empresa gestora "está incumpliendo el contrato firmado" al no haber hecho efectivo el cambio de titularidad de los suministros, al tiempo que han acusado al gobierno local de "no poner remedio" a estos problemas.

INFORMES SOBRE LA ADJUDICACIÓN

Fuentes municipales han mantenido que el Ayuntamiento instó a la nueva empresa, Althenia, a cambiar la titularidad del contrato de inmediato y ha intermediado con Iberdrola para agilizar los trámites, que se han visto ralentizados por las fechas en las que se han realizado con días inhábiles de por medio.

Además la Concejalía de Salud Pública está elaborando un informe en el que aparecen los requerimientos que se han ido haciendo a la empresa para que cumpla con sus funciones recogidas en el contrato y que recoge los posibles incumplimientos.

La concejala Marta Varón ha asegurado que con el informe que están redactando las técnicos municipales se abrirá un expediente del que se depurarán las responsabilidades de la empresa y se podría sancionar por incumplimiento de sus obligaciones recogidas en el pliego de condiciones.

No obstante, se trata de un contrato temporal que expira el próximo 31 de enero, por lo que el proceso para adjudicar la gestión del centro continúa para firmar un contrato por un periodo de un año y con una inversión de 232.320 euros, cuatro veces más que el anterior contrato, lo que permitiría según el gobierno local establecer mejoras en el mantenimiento de la instalación y en servicios como el de veterinario, que estará presente las 24 horas del día y los 365 días del año en tres turnos diferentes como reclamaban las diferentes asociaciones animalistas del municipio.

Contador