Cifuentes se centra en 'vender' propuestas concretas en una campaña marcada por el ataque de los antiabortistas

Actualizado 15/05/2015 9:00:33 CET
C. Cifuentes en la Morcuera.
CANDIDATURA CIFUENTES

Arropada por la dirección nacional del partido, ha tenido que desmentir en numerosas ocasiones sus presuntas desavenencias con Aguirre

MADRID, 15 May. (EUROPA PRESS) -

La candidata del PP a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes ha llegado al ecuador de su campaña electoral de cara a los comicios del 24 de mayo con una clara apuesta por 'vender' sus 300 propuestas concretas para mejorar la región, a pesar de los escollos que ha tenido que superar como la 'contracampaña' impulsada por los antiabortistas o los rumores de supuestas desavenencias con la presidenta del PP de Madrid y candidata a la Alcaldía, Esperanza Aguirre.

A pesar de que el día 8 fue el pistoletazo de salida de la campaña, Cifuentes comenzó su periplo electoral bastante antes. Fue el 6 de marzo, cuando el presidente del PP, Mariano Rajoy, se decantó por Aguirre y Cifuentes como las personas idóneas para conservar dos de las plazas más importantes para los populares en el territorio nacional: el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

A partir de ese momento, comenzó a reunirse con asociaciones de diferente índole para escuchar sus propuestas y poder configurar así su proyecto electoral, puso en marcha su página web y acudió a los medios de comunicación para que los ciudadanos conocieran su mensaje de primera mano desde sus casas.

El día 8 arrancó oficialmente la campaña y diez horas después de pedir el voto en los jardines de Cecilio Rodríguez, presentó su programa electoral, que para ella es un "compromiso" que si no cumple, le llevará a dejar el cargo.

Se trata de 300 medidas concretas, cuya "prioridad" es la generación de empleo y la mejora del bienestar social, según ha asegurado la candidata en la primera mitad de la campaña. Entre sus ideas, la ampliación de la tarifa plana de 50 euros de la Seguridad Social, la creación de un 'Silicon Valley' del sur y una apuesta por la sanidad y educación públicas, pero en las que tienen cabida la colaboración público privada.

Poniendo sobre la mesa estas medidas en función del área a la que pertenecieran ha pasado estos siete primeros días de campaña electoral en los que ha huido de actos 'folclóricos'. El único en el que se le ha visto en una situación más 'fotogénica' ha sido el que compartió el miércoles con Rajoy y Aguirre en Madrid Río, donde pasearon en bicicleta al puro estilo 'Verano Azul'.

También ha huido de los grandes mítines. Se ha centrado en las reuniones sectoriales con diferentes colectivos. En primer lugar para escuchar sus propuestas y luego, para darles a conocer su programa.

ANTIABORTISTAS CONTRA CIFUENTES Y POLÉMICA POR LAS LISTAS

Pero no todo han sido propuestas y actos de guante blanco, ya que el primer día de campaña Cifuentes se encontró con una campaña de la asociación antiabortista HazteOir que le vinculaba con el aborto. "Si votas Cifuentes. Votas Aborto" es el lema que han utilizado los antiabortistas para llenar vallas publicitarias y varios autobuses con la cara de Cifuentes.

La candidata ha tildado de "anticristiana" esta campaña y les ha pedido que cumplan la ley y la retiren, tal y como ha pedido la Junta Electoral.

Villaverde fue testigo de otro 'encontronazo'. En este caso con los antidesahucios, que le acompañaron con insultos y gritos a lo largo de toda su visita al distrito. También irrumpieron en el mitin que protagonizó después junto a Esperanza Aguirre, a lo que las populares respondieron cediéndoles el micrófono.

Pero no todos los problemas han venido de fuera y se ha hablado de "fuego amigo". A pesar de contar con el respaldo de la dirección nacional del partido, que se ha hecho notar en la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en un mitin en Arganda; de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, en un acto en Humanes o en la figura de su director de campaña, Juan Carlos Vera, Cifuentes ha tenido que responder en numerosas ocasiones a preguntas sobre presuntas desavenencias con la jefa del PP de Madrid.

Ella ha explicado que coinciden en la mayoría de las cosas y que no piensan igual en todo porque, afortunadamente, los partidos "no son una secta", pero las preguntas siguen apareciendo a lo largo de la campaña.

La primera polémica surgió con la elaboración de la lista a la Asamblea de Madrid, en cuya elaboración ha participado Esperanza Aguirre. Nada más conocerse la candidatura autonómica, Cifuentes dejó claro que ella no había elaborado la lista, porque es cosa del partido, pero luego ha asegurado que es su lista y la respalda.

Sin embargo, dejando de lado las polémicas la exdelegada del Gobierno se ha centrado en patearse la Comunidad presentando sus medidas y hablando con los ciudadanos cara a cara. No ha sido raro verle fotografiándose con vecinos, con móviles, pero también con una Polaroid que le ha acompañado a lo largo de la campaña.

Y es que en esta campaña no ha faltado el merchandising azul y en los actos de Cifuentes se han podido ver bolígrafos, sombreros, coleteros o pulseras azules.

También ha habido hueco para objetos más novedosos como toallitas húmedas, gafas de sol polarizadas o incluso un llavero en el que aparece una muñequita rubia con coleta que es la imagen de la candidata autonómica.